Patrimonio histórico y natural infravalorado

Patrimonio histórico y natural infravalorado
El incendio que ha teñido de negro el Sitio Histórico de Los Arapiles, donde se produjo una batalla crucial en la historia de Europa, pone de manifiesto la escasa relevancia que se da a algunos parajes de la provincia de Salamanca y el escaso rendimiento turístico que se le saca como posible fuente de riqueza y empleo
 

Días atrás un incendio arrasaba un terreno de pasto y rastrojo en el término municipal de Arapiles, uno de tantos que tienen lugar cada verano, pero no uno cualquiera. Se trataba del Sitio Histórico de Los Arapiles, donde se produjo la batalla en 1812 que fue crucial en la historia de España, el principio del fin del imperio napoleónico al derrotar las tropas inglesas, españolas y portuguesas a las francesas. Este incendio ha puesto de manifiesto la escasa relevancia que se da a algunos parajes de la provincia de Salamanca y el escaso rendimiento turístico que se le saca como posible fuente de riqueza y empleo.

La línea ferroviaria entre La Fuente de San Esteban y La Fregeneda es otro ejemplo de cómo durante décadas ha estado desaprovechado un recurso turístico. Ahora la Diputación de Salamanca tienen proyectada su recuperación en el tramo más espectacular junto a la frontera con Portugal, a través de sus túneles y puentes.

También numerosos castillos y torres fortificadas se reparten por toda la provincia charra. Algunos están rehabilitados con fines turísticos, pero la mayoría sobreviven entre manos privadas que los dejan caerse a pedazos o entre una administración pública que apenas le da uso.

Otros ejemplos de patrimonio histórico y natural infravalorado e infrautilizado, pese a estar declarados como Bien de Interés Cultural, son el yacimiento arqueológico del Dolmen del Terriñuelo en Aldeavieja de Tormes, las ruinas romanas de San Julián de la Valmuza en Doñinos de Salamanca, la explotación aurífera romana de Las Cávenes en El Cabaco, la villa romana de Saelices el Chico, las ruinas arqueológicas del Berrueco en El Tejado, las ruinas arqueológicas de Irueña en Fuenteguinaldo, los dólemenes de Galisancho, Gejuelo del Barro e Hinojosa de Duero, el yacimiento rupestre del Canchal de las Cabras en La Alberca o el jardín histórico del Coto de Nuestra Señora del Carmen en Peñacaballera.

Comentarios