Un salmantino en La Rambla de Barcelona: "Vi una estampida de gente gritando atentado, atentado, y corrimos como si no hubiera mañana"

Un salmantino en La Rambla de Barcelona: "Vi una estampida de gente gritando atentado, atentado, y corrimos como si no hubiera mañana"
José lleva varios días en la ciudad condal visitando a su novia, residente allí, y se encontraban paseando a unos quinientos metros del lugar donde una furgoneta arrolló a decenas de personas en la tarde de este jueves. Huyeron rápidamente y sin parar hasta la zona del acuario, ya en el puerto marítimo. Hay al menos 13 muertos y 80 heridos, una quincena en estado crítico, mientras que se ha detenido ya a una persona y abatido a otra que intentó escapar de un control policial

Atentado terrorista en Barcelona en la tarde de este jueves con una furgoneta que ha arrollado a decenas de personas en La Rambla, en la zona más frecuentada y a una de las horas más concurridas de gente en la ciudad condal.

Por el momento no hay confirmación oficial del Gobierno de que se trate de un atentado, pero Policía y Mossos d'Esquadra lo consideran como tal. De hecho, hay al menos trece muertos y unos ochenta heridos, una quincena de ellos en estado crítico. Mientras, se ha detenido ya a una persona por su relación con el atentado y abatido a otra que intentó escapar de un control policial.

A unos quinientos metros del epicentro del atentado se encontraba un salmantino, José, quien lleva varios días en Barcelona visitando a su novia, residente allí. Sobre las cinco de la tarde se encontraba paseando por La Rambla cuando de momento comenzó a ver gente corriendo despavorida. "Vi una estampida de gente gritando atentado, atentado, y corrimos como si no hubiera mañana", explica vía WhatsApp a SALAMANCA24HORAS tras contactar con su familia y comentarles que se encuentra bien.

También ha explicado en esta breve conversación que no pararon hasta la zona del acuario, ya en el puerto marítimo, para encontrarse a salvo. "Nos vamos a casa, lejos de aquí", añadía José. Y es que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad han acordonado toda la zona e incluso la Generalitar ha cerrado al transporte público un amplio perímetro de la ciudad.

Posteriormente, ya lejos del lugar del atentado, José se derrumbaba. "En el momento con la tensión sólo piensas en estar lo más lejos de allí. Al llegar a casa, nada más cruzar la puerta me he abrazado a mi novia y nos hemos puesto a llorar durante varios minutos. Ha sido horrible. Voy a tardar mucho en asimilar esto y seguro que no lo olvidaré jamás. Sólo de pensar que íbamos en esa dirección y si hubiéramos andado más rápido o no nos hubiéramos entretenido en algunas tiendas, se me ponen los pelos de punta".

Comentarios
Lo más