Consejos para decidirse entre una hipoteca fija o una variable

Consejos para decidirse entre una hipoteca fija o una variable
A pesar del tipo fijo lleva ya algún tiempo brillando con luz propia en los escaparates de las entidades bancarias, decidir sobre si es mejor una hipoteca fija o una variable es una pregunta que no debe ser obviada. A pesar de que no existe una respuesta directa, conocer el enfoque de cada producto y nuestras propias necesidades nos ayudará a entrever qué nos conviene más.

¿Es un tipo una hipoteca fija o una variable?

Esta es una pregunta que cabe responder con urgencia cuando no tenemos claro la decisión entre una hipoteca fija o una variable. La respuesta es no. Cada producto tiene una razón de ser diferente, adecuándose a un tipo de necesidad específica.

Hipotecas variables

En el caso de las hipotecas variables, nos encontramos con productos que son netamente más baratos que las hipotecas fijas. El motivo de esto lo encontramos precisamente en que su precio irá variando a lo largo de los años, debido a que en su interés nos encontramos con un índice de referencia.

Nuestra cuota mensual variará entre revisión y revisión como resultado de encontrar uno de estos índices, como el euríbor a 12 meses o el polémico IRPH, cuya cotización evoluciona en el tiempo. Esto da lugar a que las cuotas puedan dispararse o puedan ser muy bajas (dicho de otro modo, se trata de un producto con un riesgo importante).

Hipotecas fijas

Por su parte, las hipotecas fijas son un producto orientado hacia u público más solvente. A pesar de que la guerra de precios que experimentaron en 2016 las ha convertido en productos al alcance de una gran parte de la población, aún continúan siendo más caras que las hipotecas variables.

El porqué de esto lo encontramos en la tranquilidad que permite obtener este producto. En tanto que no hay ningún índice de referencia que provoce oscilaciones de nuestra cuota mensual, revisión tras revisión, el cliente está a salvo de las posibles subidas del euríbor, aunque también está privado de disfrutar de las bajadas.

Además de tener un plazo de amortización generalmente más corto (entre de 20 a 30 años, mientras que las variables se encuentran entre los 30 y 40 años), suelen tener más comisiones; de hecho, en las hipotecas fijas encontramos la llamada comisión por riesgo de tipo de interés que se cobra además de la comisión por amortización parcial, total o subrogativa.

Me conviene una hipoteca variable si…

Creo que creo que la economía se recuperará lentamente de la crisis, por lo que el euríbor tardará bastante en volver a mejorar, con lo que me podré ahorrar bastante dinero.

Pretendo llevar amortizaciones anticipadas durante la vida de mi préstamo ya que esto sale más barato con una hipoteca variable.

Me conviene una hipoteca fija si…

Preveo que dentro de pocos años la economía habrá despegado, los índices de referencia subirán y no quiero que mi cuota se dispare hasta un punto en el que realmente tenga problemas para pagar.

Abonar un poco más de dinero cada mes no me supone un problema, con tal de estar protegido frente a posibles escaladas de los intereses.

Comentarios
Lo más