El alcalde de El Payo, denunciado por agresión, desmiente a Podemos y revela que la denuncia es mutua

El alcalde de El Payo, denunciado por agresión, desmiente a Podemos y revela que la denuncia es mutua
Podemos ha aireado este miércoles que el primer edil de el municipio agredió a un vecino porque no le permitía desbrozar su finca. Sin embargo, Agapito Pascual, ha desmentido a SALAMANCA24HORAS la versión que da la formación morada y ha explicado la suya. Sostiene que el hombre no está bien y que fue él quien trató de golpearle, y no era la primera vez. El PSOE habla de un conflicto entre particulares, que además se produjo en febrero

El alcalde de El Payo, el socialista Agapito Pascual, agredió a un vecino que se negó a que desbrozaran su finca. Al menos así lo asegura la Delegación de Podemos Ciudad Rodrigo y comarca en un duro comunicado de repulsa. Según relata la formación morada, el agredido se encontraba en sus tierras, cuando fue visitado por el alcalde, acompañado de un agente forestal, con intención de desbrozar y talar parte de la masa forestal de su finca en aquel mismo momento.

Según Podemos, citando como testimonio al propio agredido, el ciudadano expresó su desacuerdo, y su deseo de que no lo hicieran, ocupando la entrada a su propiedad. “A lo que la autoridad política mencionada respondió con un empujón que le derribó brutalmente, cayendo al suelo y resultando herido en un hombro, de cuyo daño existe un parte médico de lesiones, y para su recuperación está precisando de tratamiento de rehabilitación, como consecuencia”, dice el comunicado.

La formación morada añade que el caso está siendo tratado actualmente en el Juzgado de Instrucción número Dos de Ciudad Rodrigo y que además de las consecuencias judiciales que entrañe exigirán consecuencias políticas. “En ningún caso y de ninguna manera, un representante de los ciudadanos puede contemplar medidas coercitivas para hacer valer su voluntad, aplicadas por él mismo. Siempre existen otros cauces, sobre todo, los pacíficos y de entendimiento, preferiblemente”, subrayan.

Por ello, si Agapito Pascual resultara culpable, la Delegación de Podemo de Ciudad Rodrigo y comarca instará a este a que proceda a su dimisión inmediata y, de no producirse, solicitará al Partido Socialista Obrero Español que adopte las medidas oportunas para condenar estos hechos y le expulse. “De no hacerlo, parecería mostrarse de acuerdo con el uso de medidas de fuerza y brutalidad, contra los ciudadanos que se opongan a su criterio, cuestión absolutamente inaceptable en el marco social en el que nos encontramos”.

1418256614232460

“Podemos que se informe bien, este hombre me ha intentado agredir dos veces”

Sin embargo, el alcalde socialista de El Payo, Agapito Pascual, ha desmentido a SALAMANCA24HORAS los hechos que ha aireado Podemos este miércoles 30 de agosto. Al menos, tal y como los cuentan. La formación morada ha sostenido que el primer edil del municipio ha agredido a un hombre a través de un “brutal empujón” cuando se negó a que un agente forestal desbrozara su finca. Sin embargo, Agapito Pascual revela que los hechos se produjeron en febrero y que la denuncia que consta en el Juzgado de Instrucción número Dos de Ciudad Rodrigo es mutua. Algo que omite Podemos.

“Estábamos en un bar reunidos dos cazadores y yo, con las señora del bar presente. Este hombre entró muy alterado, se puso a la otra punta, pidió un café y una copa y empezó a decirme que si yo estaba limpiando los caminos y cortando los árboles”, relata. Recuerda que en ese momento le aclaró que, en efecto, estaban limpiando los caminos principales del municipio para permitir el paso de una motolimpiadora. “Pensé que algún obrero le habría cortado algún árbol de su finca. Entonces me dijo que no se me ocurriera cortar los caminos enfrente de su terreno porque eso era suyo”, explica.

Se negó a aceptar las instrucciones del vecino. “Mira, José: de puertas para fuera de tu finca no hay nada tuyo”, le espetó. En ese momento el alcalde de El Payo cuenta que el hombre se arrancó con furia hacia su persona. “Me lanzó un golpe y me arañó la cara, yo le empujé y se cayó al suelo, se volvió a levantar como una fiera y ya le pararon las personas que estaban conmigo. Se fue a la otra punta de la barra y con el café y la copa, venga jurármelas y a decirme que me ib a pegar dos tiros”, recuerda. Por otro lado, Agapito Pascual mantiene que el hombre está en tratamiento y sospecha además que no toma la medicación.

Cuando regresaron de la jornada de caza, la Guardia Civil de Fuenteguinaldo estaba en la puerta del bar donde habían ocurrido los hechos. “Me dijeron que este hombre había puesto una denuncia contra mí en el cuartel de Ciudad Rodrigo. Al parecer, se fue al centro de salud de Robleda a decir que el alcalde de El Payo le había roto un brazo. No le escucharon porque no era así. Lo mismo en Ciudad Rodrigo y en Salamanca”, mantiene. El alcalde de El Payo denunció al hombre por haberle causado un arañazo durante su intento de agresión y la causa está pendiente de resolución.

Consecuencias políticas

“Podemos que se informe bien, que vaya al Juzgado a ver los informes en vez de escribir tonterías”, resume. Además, Agapito Pascual va más allá en la implicación de la formación morada sacando a la luz estos altercados. “Luego fue diciendo que se iba a apuntar a Podemos porque pensaba que a todos los alcaldes que no eran suyos, los iba a echar. Pero este es del PP, del PP, del PP...”, insiste. Según su relato, no acepta que tenga la Alcaldía.

“El anterior alcalde de El Payo era el marido de su prima. Por eso, un sábado por la mañana vino a mi casa a agredirme porque decía que yo había quitado de alcalde al marido de su prima. Menos mal que no me encontró”, revela. Además, insiste en que no está bien de salud recordando un tercer episodio. “Otra vez se metió con un garrote en la iglesia y no sabemos a quién estaría buscando...”, concluye.

Postura del partido

Por su parte Juan Luis Cepa, delegado socialista en la comarca de Ciudad Rodrigo ha expresado su sorpresa a este diario por los hechos narrados por Podemos en este día. “Me sorprende que ahora a finales de agosto saquen una nota de unos hechos que ocurrieron en febrero y que hacen referencia a una discusión entre particulares”, sostiene.

Además, resuelve que es una cuestión que está pendiente de resolución judicial y que la denuncia es mutua. “No se puede opinar de una cuestión entre particulares. Por eso no opino hasta que no haya sentencia. Los de Podemos no tienen ni idea porque fue en el bar un domingo por la mañana antes de una montería”, sentencia.

Comentarios
Lo más