“Nadie puede ser buen padre si pega a la madre”

“Nadie puede ser buen padre si pega a la madre”
Los principales beneficios del Pacto de Estado firmado esta pasada semana para Plaza Mayor se encuentran en el acompañamiento previo a la denuncia a la víctima y los cambios legislativos para que los hijos e hijas no tengan la obligación de ver a su padre en la cárcel si ha sido condenado por violencia de género, así como la opción de eliminar la custodia compartida. En el otro lado, piden un cumplimiento total de las medidas y un presupuesto acorde a ellas para que no ocurra lo mismo que con las otras leyes anteriores, con buen fondo pero mala aplicación. Afirma que la reeducación de los adultos es igualmente necesaria que en los jóvenes

La asociación Plaza Mayor, con más de 30 años de ayuda a la mujer, ve con buenos ojos el Pacto de Estado para la lucha contra la violencia de género firmado por unanimidad en el Parlamento. Su presidenta, Ascensión Iglesias, eso sí, espera que la dotación económica anunciada, de mil millones de euros los próximos cinco años, sea una realidad después de que el presupuesto se haya reducido desde 2011. Y es que para poner en práctica medidas que considera necesarias siempre es importante tener los medios para hacerlo.

Entre estas medidas positivas se encuentra el hecho de que la mujer no tenga que presentar denuncia para acceder a las ayudas sociales y que sea acompañada en el proceso. De esta manera, los ayuntamientos, que recibirán una décima parte del presupuesto, crearán estas unidades de apoyo para identificar a las víctimas y ayudarles a dar el paso de denunciar, tal y como ya hacen, por ejemplo, desde Plaza Mayor.

Este es el punto que más destaca Ascensión Iglesias, que conoce la problemática del asunto. Denunciar no es fácil, más aún cuando en muchos casos no se es consciente del maltrato al que se está siendo sometido. Por ello, el conseguir que estas mujeres que, por cualquier razón, no quieran presentar denuncia, siempre tendrán el apoyo de un grupo de profesionales que le ayudarán en el proceso hasta que se esté preparada, recuerda la presidenta de la asociación.

Más allá de esto, en lo referente a las medidas que tienen que ver con los hijos comunes, Ascensión Iglesias también destaca el hecho de la dispensa de la obligación de que los hijos vean a sus padres en la cárcel o la opción de eliminar la custodia compartida. “Nadie puede ser buen padre si pega a la madre”, recuerda.

Además, el que las víctimas de violencia de género reciban una dotación económica durante un tiempo para que puedan ser independientes, así como desgravaciones fiscales para las familias que tengan la patria potestad de niños y niñas huérfanas o el hecho de que los servicios sanitarios y la Fiscalía también puedan acreditar el maltrato en cualquiera de sus formas, desde Plaza Mayor lo ven muy positivo para avanzar en el proceso de lucha.

Problema de cumplimiento

Ascensión Iglesias recuerda, sin embargo, que ya existían dos leyes que, con sus lagunas, ya eran importantes para conseguir la erradicación de esta lacra social. De hecho, muchas de las medidas acordadas ahora, comenta, ya se encontraban en la Ley de Igualdad y Contra la Violencia de Género, donde el problema se encontraba en la escasa aplicación de estas.

Por ello, comenta que este Pacto de Estado refuerza estas leyes y toca algunas medidas y su eficacia definitiva estará en la aplicación. De hecho, asegura que si las anteriores sí se hubieran cumplido “probablemente no se hubiera estado en esta situación” y lamentó que haya que llegar a extremos para que se ponga en primera línea de batalla los problemas de acoso y agresiones sexuales, como en el caso de San Fermín.

Por otro lado, desde Plaza Mayor, aunque sí creen positivo las medidas que se han implementado en materia educativa, recuerdan que tienen que ir acompañadas de más cosas porque poco vale que se imparta en todas las etapas escolares si en el ámbito familiar sigue existiendo el machismo. “Con la educación llegarán generaciones estupendas, que ya estamos viendo que no, pero también es necesaria una reeducación en otros ámbitos de un machismo que está arraigado en la sociedad. Se necesita un cambio patriarcal y los varones se deben dar cuenta de que el sillón hay que compartirlo”, dice Ascensión Iglesias.

Comentarios
Lo más