Rechazan las minas en el Corneja ante una cantera abandonada

Rechazan las minas en el Corneja ante una cantera abandonada
La Plataforma No a la mina en el Valle del Corneja quiere mostrar los efectos de una explotación minera, para lo que han acudido a una cantera abandonada en el paraje Peñas Colorás.

En el término municipal de Bonilla de la Sierra, de donde se extrajo el granito rojizo utilizado en uno de los edificios de Moneo del Mercado Grande, y que se dejó de explotar en 2006 tras una segunda prórroga, se encuentra una explotación abandonada a la que no se aplicaron medidas de restauración ambiental “dejando un panorama desolador”, según ha asegurado Juan Luis Martín, portavoz de la plataforma. La cantera abandonada es “prueba patente de lo que puede ocurrir con los proyectos mineros que están pendientes de aprobación y resolución, que pueden traer las mismas consecutivas”.

“No queremos eso en nuestra tierra”, ha afirmado, advirtiendo del “lamentable estado, dejando patente el daño, en el que ha quedado la zona tras la extracción del granito que sirvió para un edificio de Moneo en la plaza de Santa Teresa”.Martín ha explicado que esta cantera, denominada ‘Maíllo 1028’, tenía 17 cuadrículas mineras, equivalente a 30 hectáreas; cuando los proyectos pendientes, ‘Sonsoles 1138’ y ‘Villatoro 1143’, supondrían entre ambas 100 cuadrículas mineras.

La Plataforma No a la Mina en el Valle del Corneja ha reunido en el paraje Peñas Colorás, adonde han ido andando, a decenas de personas de varias localidades de la comarca para protestar por las solicitudes mineras para explotar feldespato.El titular que solicitó autorización para la cantera ya abandonada fue Francisco Herrero Muñoz, que es el nombre que figura en las autorizaciones solicitadas por la empresa Transportes, excavaciones y hormigones Sonsoles SL para las dos explotaciones en el Corneja, según ha advertido el portavoz de la plataforma.

Comentarios