Misión humanitaria: la solidaridad se abre paso en terreno catastrófico

Misión humanitaria: la solidaridad se abre paso en terreno catastrófico
Este sábado 19 de agosto se celebra el Día internacional de la Asistencia Humanitaria bajo el lema #NoSonUnObjetivo que persigue sacar de cualquier foco de conflicto bélico a la población civil y recuperar el respeto perdido por los cooperantes internacionales

En el año 2008 Naciones Unidas aprobó la institucionalización del 19 de agosto como Día Internacional de la Asistencia Humanitaria. Se cumplía entonces un lustro desde el atentado que acabó con la vida de 22 personas en las dependencias de la organización internacional en Bagdad, incluido su representante en Irak, Sergio Vieira de Mello. Desde entonces este día se dedica a la difusión de campañas a nivel mundial para concienciar acerca de la seguridad de los trabajadores humanitarios.

Una seguridad que en los últimos años está entredicho. No en vano, la campaña de Naciones Unidas este 2017 se desarrolla bajo el lema #NoSonUnObjetivo, que persigue sacar de cualquier foco de conflicto bélico a la población civil y recuperar el respeto perdido por los profesionales de la asistencia humanitaria. Una campaña a la que se han sumado numerosas organizaciones humanitarias como Cruz Roja Española.

Aun así, Salamanca es una ciudad solidaria como demuestran los numerosos actos altruistas que han desarrollado ciudadanos y organizaciones de la capital del Tormes. No en vano, hace apenas un mes llegaron a la ciudad dos refugiados eritreos que según el sistema español de acogida e integración de solicitantes de asilo disfrutarán de alojamiento, manutención, asistencia jurídica y psicológica, atención social y asesoramiento.

Pero Salamanca no demuestra su solidaridad únicamente con la recepción de solicitantes de asilo, aunque las instituciones europeas sigan lejos de cumplir con los compromisos establecidos, sino que también cuenta con ciudadanos que dedican su tiempo y esfuerzo a ejercer la ayuda humanitaria en terrenos conflictivos, como es el caso de los tres testimonios recogidos por SALAMANCA24HORAS relacionados con esta información, o el ya publicado de David Salvador, cooperante internacional que ha participado en varias misiones humanitarias.

Además, organizaciones como Cruz Roja y Cáritas, de hecho, realizan envíos de material de ayuda humanitaria habitualmente y de manera especial cuando se produce una catástrofe natural, como en los últimos años ha sucedido con el terremoto de Haití en 2010 o con los tsunamis de Indonesia en 2004 y Japón en 2011, o el huracán Katrina en 2005.También Médicos Sin Fronteras articula ayuda humanitaria a través del desplazamiento de profesionales sanitarios que ofrecen sus conocimientos de manera altruista en lugares en los que hay necesidad. Incluso, el Museo de Historia de la Automoción ha organizado varios rallys solidarios.

Por todos son conocidas las organizaciones internacionales que buscan financiación a través de la captación de socios en las principales arterias de la capital del Tormes. Cada uno de ellos, dedica parte de sus ingresos a financiar las misiones de este tipo de entidades en lugares que, en algunos caso, están inmersos en conflictos bélicos, como Siria e Irak, que concentran la mayor parte de los conflictos armados que se producen en la zona más inestable del mundo, como es Oriente Próximo.

Pero no solo las catástrofes naturales o los conflictos bélicos requieren de la cooperación internacional y la solidaridad de los ciudadanos, sino las consecuencias derivadas de los mismos. En este sentido, las migraciones de un gran número de personas huyendo de la miseria y la violencia representan en sí mismas un foco de necesidad de ayuda al que acuden las organizaciones humanitarias. En este momento, los campos de refugiados procedentes de Oriente Próximo que se acumulan a orillas del Mediterráneo son los más numerosos y que mayor atención requieren.

Comentarios
Lo más