Un lugar que encierra una historia única en Salamanca

Un lugar que encierra una historia única en Salamanca
La Batalla de Los Arapiles, en la que el conocido como duque de Wellington infligió una dolorosa derrota al Ejército francés, supuso un antes y un después en las intenciones imperialistas de Napoleón. Dio a conocer a Julián Sánchez 'El Charro' y hoy se ha convertido en Bien de Interés Cultural y lugar de peregrinaje, especialmente para los británicos. El 'Arapil Grande' es escenario cada año de la recreación de aquella Batalla en el seno de la Guerra de la Independencia, única en Salamanca

No es fácil calcular el valor del llamado 'Arapil Grande', que, junto al 'Chico' y sus aledaños fueron testigos de una enorme batalla entre los ejércitos de Arthur Wellesley, más conocido como duque de Wellington, y Auguste Marmont, mariscal del Imperio de Napoleón y mando del Ejército que el 22 de julio de 1812 escribió, junto con los cerca de ciel mil soldados de ambos bandos, una historia que este lunes se quema. 

Este año, qué duda cabe, se recordará por 'La Pepa', el primer texto constitucional español, y por la batalla librada al sur de Salamanca que cambió el transcurso de la historia. De hecho, esta tuvo desastrosas consecuencias para el Ejército francés, que sufrió en Arapiles una de las mayores derrotas de su historia con más de diez mil bajas. 

La estrategia de ocupación española de Napoleón tuvo que dar una marcha atrás que jamás volvería a ser para adelante. Su hermano, José Bonaparte, que por aquel entonces se encontraba en el trono nacional, tuvo que abandonar Madrid ante los avances del Ejército de Wellington y la despreocupación de Napoleón, más centrado en sus avances en Rusia. Arapiles fue el principio del fin de su Imperio. 

Lejos de introducir la sangre derramada hace ya más de 200 años, su importancia radica por el legado. Allí se labró un nombre, entre otros, Julián Sánchez 'El Charro', el guerrillero hoy protagonista por dar nombre al Centro Municipal Integrado situado en la plaza de la Concordia, y la importancia de lo que allí se libró redunda en que un tercio del terreno se ha convertido en Bien de Interés Cultural.

SG. Ar.E-T.9-C.3-94

No en vano se ha convertido en un sitio de peregrinaje, especialmente para los turistas ingleses, y, principalmente el 'Arapil Grande', en un terreno muy querido para los salmantinos y lugar de recreación anual de aquella batalla. 

Este recorrido, así como las diferentes rutas desarrolladas, permite a los visitantes volver a principios del siglo XIV con la localización de hitos perfectamente visibles y dignos de una visita. Así, se pueden observar de manera retrospectiva lugares como la Ermita de Nuestra Señora de la Peña, donde se produjeron las primeras escaramuzas de la batalla; las cimas de Los Arapiles, sobre las que se establecieron poderosas baterías artilleras; el Teso de San Miguel, puesto de mando del ejército aliado durante gran parte de la batalla; el Pico de Miranda, sobre cuya cima murió el general francés Thomières; o las lomas de El Sierro, entre otras, donde la División del general Ferey defendió la retirada de sus camaradas derrotados.

Además, se creó a través de la Asociación Histórico Cultural Salamanca 1812 y el Ayuntamiento de Arapiles, el Aula de Interpretación, en la que se ofrecen un vídeo explicativo sobre la batalla, dos maquetas que representan las dos fases principales de la batalla, ocho paneles explicativos, tres dioramanas que representan diversos movimientos del combate, un expositor con réplicas del armamento y vitrinas con múltiples objetos originales de la época. Los visitantes también podrán disfrutrar de explicaciones de audio dramatizadas en español o inglés. 

Todo lo anterior es solo un pequeño ejemplo de una historia que ya perdura 205 años y que difícilmente podrá borrar el fuego que, aunque asole una de las partes más reconocidas de la Batalla de Arapiles como es el 'Arapil Grande', volverá a librar una batalla, esta diferente, para seguir siendo otros 205 años, como mínimo, orgullo salmantino y lugar de peregrinaje. 

Comentarios
Lo más