Cruz Roja consigue el equilibrio económico mientras mantiene su nivel de actividad

Cruz Roja consigue el equilibrio económico mientras mantiene su nivel de actividad
Era un objetivo después de los últimos años en los que los gastos eran superiores a los ingresos. Durante 2016 se atendió a 52.617 a través de los diversos programas existentes. Uno de ellos es el de refugiados, que alcanzó las 48 personas durante 2016 a través de 280.000 euros. Se prevé que en 2017 ascienda el número de refugiados atendidos hasta las 75 personas

Cruz Roja Salamanca ha presentado este jueves su memoria de actividad del año 2016 en el que destaca la consecución del equilibrio económico mientras se ha mantenido la actividad e, incluso, aumentado en algunos aspectos. De esta manera, los ingresos a través de las diversas fuentes del pasado año para la organización provincial fue superior a los 5,8 millones mientras que los gastos no llegaron a los 5,7. 

De entre ellos, una partida es la destinada a los refugiados en Salamanca, 280.000 euros, que han servido para acoger a 48 personas, cifra que sigue creciendo en la actualidad y que espera que lleguen a los 75 a final de año. De hecho, en la rueda de prensa ha acompañado al presidente, Jesús Juanes; al secretario provincial, Carlos Santos; y al coordinador provincial, Javier Vicente, el refugiado con protección internacional, Hasan Jari. 

En lo que respecta a la memoria, Juanes ha destacado que el total de personas atendidas durante 2016 fue de 52.617 y destacó un descenso del 25% en las nuevas familias que acuden a Cruz Roja para solucionar sus problemas, si bien el número sigue siendo alto. Para ello cuentan con 14.344 socios, una cifra muy amplia y que ha seguido creciendo desde que en 2007 fuera de 6.700 socios. Los voluntarios, además, se mantienen en torno a los 1.634, a los que hay que sumar los 135 profesionales que también forman parte de la organización. 

En palabras del presidente provincial, esto demuestra que el objetivo con el que cuentan, el de arraigar en la sociedad la solidaridad, se está consiguiendo, si bien se quiere hacer más. "Queremos que Salamanca sea la capital de la solidaridad", comentó Jesús Juanes, que también destacó las cuatro asambleas comarcales en Béjar, Vitigudino, Peñaranda y Ciudad Rodrigo. 

Se mantiene el nivel de actividad

Juanes ha asegurado que se han consolidado las ayudas que se aportan desde Cruz Roja y que han crecido otras como, por ejemplo, en la atención que se le da a los refugiados. También han aumentado las acciones formativas después de cuatro años y se ha mantenido el apoyo básico a las familias de mayor dificultad. 

Por otro lado, se ha aumentado también la atención a la infancia, la cooperación internacional, las actividades para los más pequeños en Cruz Roja Juventud y la teleasistencia por segundo año consecutivo. La asistencia sanitaria o la escolarización, entre otras tareas, se han consolidado al igual que el servicio de acogida o el programa de salud constante. 

Hasan Jari

El refugiado, procedente de Pakistán, ha contado también la historia de cómo llegó a Salamanca después de pasar por Valencia antes. Tuvo que huir de su país por problemas con su religión, que le llevó a ser amenazado, incluso su familia, por lo que tuvo que huir.

Contó que los nervios de los primeros días en un país con un idioma que no conocía se tornaron en una tranquilidad gracias a la labor de Cruz Roja. Actualmente se encuentra en la segunda fase, en un piso de alquiler, después de estar seis meses en una de las viviendas que tiene Cruz Roja para ello junto a su mujer y sus tres hijas, que se encuentran escolarizadas. El siguiente paso es conseguir la documentación más allá del permiso de residencia que ya tiene. 

Detalles memoria

Del total de 52.617 personas alcanzadas, en la atención a colectivos vulnerables, 10.312 lo fueron dentro del programa de extrema vulnerabilidad y necesidades básicas, mientras que 5.241, a personas mayores. Por debajo, 1.718 personas fueron atendidas en el programa de infancia en dificultad social, mientras que menos de mil lo fueron las personas sin hogar, personas inmigrantes y refugiados, servicio de acogida, personas con discapacidad, personas reclusas y exreclusas y mujeres en dificultad social. 

En total fueron, 20.437 las personas atendidas pertenecientes a colectivos vulnerables. En salud, por su parte, fueron 11.318 personas, mientras que en formación, 7.052 a través de 857 cursos. Cruz Roja Juventud atendió a 4.304 personas y en torno al millar estuvo el empleo para colectivos vulnerables. Por último, 456 lo fueron en socorros y emergencias. 

En salud, la mayor parte fueron a través de talleres de VIH y sida, con 6.071 personas mientras que el acompañamiento a enfermos fue de 25. La atención a drogodependientes llegó al medio millar y los 4.365 personas participaron en los paseos saludables y 354 en los puntos saludables. 

Comentarios