La igualdad copa la final del fútbol modesto

La igualdad copa la final del fútbol modesto
Los Charritos y Bar Capuchinos Construcciones Ayuso tienen números similares también en sus ligas regulares. En las eliminatorias, Los Charritos han demostrado una gran fortaleza

De sobra es conocido que las finales siempre suelen ser igualadas. No en vano para conseguir llegar a ello siempre hay que pasar una serie de rondas. Pero esta del ‘Ciudad de Salamanca’ entre Los Charritos y Bar Capuchinos Construcciones Ayuso tiene tintes de emoción hasta el final.

Al menos así lo dicen los mismos números que han ido cosechando en sus competiciones. Ambos terminaron segundos por detrás de duros rivales, a los que les compitieron hasta prácticamente la última jornada. Solo tres puntos más tuvo Los Charritos, aunque en un partido menos, gracias especialmente a su defensa.

Y es que el segundo clasificado del Isidoro Benito solo recibió 29 al final de la temporada, siendo de los equipos menos goleados de todos los trofeos. Alguno más recibió Bar Capuchinos, hasta 42 que, sin embargo, fueron la cifra más baja de la Primera División del Salmantino Vegapiel. En medias, Los Charritos solo recibió un tanto por partido, mientras que Bar Capuchinos lo hizo en 1,4.

Este último conjunto, eso sí, es algo más goleador que Los Charritos. En los 30 partidos disputados llegó a anotar 116 goles, lo que supone una media de casi cuatro tantos por partido. Los del Isidoro Benito llegaron a los 109 goles, en una media similar a su rival en esta final, aunque algo inferior.

Algo más de diferencia ha habido en el camino hasta esta final en la que Los Charritos se ha destapado como lo que ha acabado siendo, uno de los favoritos. No en vano, goleó a San Cristóbal de la Cuesta, el campeón del Trofeo Charro, en la primera ronda por 5-0, en una segunda parte relajada después del 4-0 en la primera. En semifinales, además, se deshizo de Parada de Arriba por 4-2 en un encuentro en el que partía como favorito el mejor del Salmantino Vegapiel durante la liga.

Más apuros tuvo Bar Capuchinos Construcciones Ayuso en un gran cuarto de final en el que derrotó a Electromecánicas Chuchi por un 2-1. En el partido ante el equipo más goleador del fútbol modesto en semifinales, HyD Café de Peter, consiguió mantener su delantera a raya y solo anotó dos tantos, insuficientes para los cinco que hizo el segundo clasificado del Salmantino Vegapiel. Espera una bonita final.

Comentarios