Casi 3.000 hectáreas calcinadas en Salamanca en lo que va de año

Casi 3.000 hectáreas calcinadas en Salamanca en lo que va de año

2017 está siendo un año nefasto para los campos salmantinos. A la pertinente sequía que ha afectado desde primavera de manera especialmente dura, hay que sumarle la gran cantidad de incendios que se han sucedido a lo largo de todo de todos estos meses y que han calcinado un total de 2822,07 hectáreas en casi 250 incidentes, a lo que habría que sumar el último ocasionado en la zona de Pereña.

De toda esa superficie, la gran mayoría eran matorrales y monte bajo, acumulando más de 1.370 hectáreas quemadas. El siguiente gran terreno calcinado fueron pastos, con poco más de 850 hectáreas, mientras que la arbolada quemada (el terreno más difícil de recuperar, ya que se trata de lugares poblados de árboles) fueron 601,19 hectáreas.

Si comparamos estos datos con los de 2016 vemos lo significantemente malo que están siendo los últimos tiempos. Y es que durante el pasado año hubo un total de 194 incendios con 1613,01 hectáreas calcinadas.

Pero la cifra es aún más recrudescente si miramos las quemas de los dos años anteriores. En 2015 hubo más incendios (288) pero ‘sólo’ se quemaron 1059,31 hectáreas, es decir, casi tres veces menos; y, en 2014, con 212 incidentes, se calcinaron 581,06 hectáreas, lo que supone prácticamente cinco veces menos.

Castilla y León también ha sufrido las llamas de sobremanera este año. A 31 de agosto, habían ocurrido 2.162 incendios en total, quemando más de 33.608,74 hectáreas. La provincia más afectada ha sido León, con 619 incidentes y casi 17.600 hectáreas quemadas.

Pese a que la época de riesgo alto de incendios acabó el pasado 30 de septiembre, la Junta ha decidido ampliar la época de riesgo medio hasta el próximo 19 de octubre. Esto se debe a la ausencia de precipitaciones, las actuales temperaturas (muy superiores a las normales de principios de otoño) y la sequía acumulada desde octubre de 2016, incrementan el riesgo potencial, aunque este es ya menor porque las actividades en el campo son ahora menos susceptibles de causar fuego y las noches son más largas y frías y aumenta la humedad relativa.

Candelario, Aldeadávila y Puente del Congosto, las zonas más afectadas

El año no empezó de buena manera en lo que a incendios se refiere. Y es que el 25 de enero se declaraba en la zona de Candelario un incendio provocado con tres focos que iba a quemar 516 hectáreas en tan sólo dos días.

La superficie quemada fue principalmente matorral y, si bien no hubo en ningún momento amenaza hacia zonas residenciales, uno de los focos pudo afectar a un pinar de gran valor medioambiental, algo que evitaron los medios de extinción. Finalmente, y gracias a la lluvia y nieve caídas la noche del 27 de enero, la quema se pudo controlar y extinguir.

El primer gran incendio de verano en la provincia de Salamanca se produjo en Aldeadávila. El lunes 17 de julio se originaron cerca del camping de la localidad unas llamas que se expandieron rápidamente y que obligaron a desalojar el mismo campamento.

Durante 10 días, el fuego estuvo calcinando toda la zona de Las Arribes del Duero. Realmente duro fue el momento en el que, cuando parecía que estaba controlado, se reavivó, lo que provocó que se quemasen, en total, más de 400 hectáreas, pero fue extinguido gracias a un operativo desplazado que llegó a rondar el centenar de personas y contó con dos aviones y seis helicópteros.

Pero la mayor tragedia se sucedió en la zona de Puente del Congosto. La tarde del 24 de agosto se declaraba un incendio que afectaba a Santibáñez de Béjar, Puente del Congosto, Navamorales y el parque arqueológico de El Berrueco (declarado Bien de Interés Cultural), además de a la zona abulense de Medinilla.

Más de 2.000  hectáreas de superficie forestal fueron calcinadas entre ambas provincias, si bien la mayoría del territorio afectado fue charro, con cerca de 15.000.000 metros cuadrados quemados.

La magnitud del incendio fue tal la columna de humo se pudo ver desde Salamanca, y la Guardia Civil de Tráfico recomendó precaución al circular por la carretera SA-102 al ser la visibilidad  muy escasa.

Comentarios