Los salmantinos recuerdan a sus fallecidos en un Día de Todos los Santos menos multitudinario

Los salmantinos recuerdan a sus fallecidos en un Día de Todos los Santos menos multitudinario

El cementerio San Carlos Borromeo ha sido testigo un 1 de noviembre más de las visitas de los salmantinos a sus amigos y familiares fallecidos

El Día de Todos los Santos es sinónimo de las visitas a los seres queridos al cementerio. El de San Carlos Borromeo ha sido una mañana del 1 de noviembre más el ejemplo de los recuerdos a los fallecidos, aunque en esta ocasión haya sido menos multitudinaria que en otras ocasiones, según se comentaba entre los féretros. 

Las flores han sido nuevamente los obsequios más regalados a las tumbas donde descansan los salmantinos en una mañana soleada del primer día de noviembre convertido ya en un reencuentro entre familiares y amigos para recordar a los que ya no están. 

De hecho, algunas familias, incluso, honran a sus fallecidos durante todo el día con un encuentro alrededor de la tumba donde descansan, en la que reposan y hablan de los mejores recuerdos que aún restan en cada uno. 

La afluencia, al ser más baja o escalonada que en otras ocasiones, no ha supuesto problemas en las inmediaciones como en los aparcamientos. Además, los servicios especiales de autobús también han sido utilizados por los salmantinos para acercarse al campo santo en otro emotivo Día de Todos los Santos. 

Comentarios
Lo más