Silván ya es alcalde, entre aplausos y protestas sociales

Silván ya es alcalde, entre aplausos y protestas sociales

Antonio Silván ya ha dado el 'sí, quiero' a la Acaldía de la capital leonesa entre una abrumadora expectación y una salva enorme de aplausos. En el salón de Plenos del Consistorio de San Marcelo no cabía un alfiler y por no faltar, no faltó ni el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que ha decidido permanecer en León para asistir al momento en el que el PP reciba el bastón de mando nuevamente, esta vez gracias al apoyo de investidura de Ciudadanos, como estaba previsto.

Pero, en la calle, en plena plaza, no había menos expectación, esta vez en forma de protestas: numerosos colectivos de carácter social se han congregado para visibilizar sus protestas, recibiendo entre otros las visitas de apoyo de los portavoces del PSOE, José Antonio Díez, y de León Despierta, Óscar Fuentes, entre otros.

Entre los colectivos han destacado los trabajadores de Everest, miembros de la plataforma Stop Desahucios, el colectivo en defensa de la sanidad pública y los mineros. Todos han esperando a la salida de los nuevos miembros de la corporación y han recibido a Silván y otros concejales de su grupo en la calle con gritos de "ladrones", "corruptos" y "sinvergüenzas".

En el interior del salón de plenos la nota llamativa la pusieron los dos ediles de León en Común, que han jurado sus cargos por la República y "como partidarios de un Estado laico", vestidos con camisetas reivindicativas y rechazando la cruz que preside la mesa de edad. Santiago Ordóñez, vestido con ropa en apoyo a los trabajadores de Everest, y Victoria Rodríguez con una camiseta en defensa de la sanidad pública.

A diferencia del resto de ediles, estos tan solo han recibido aplausos de los miembros de su plataforma ciudadana y de los de Stop Desahucios, que han asistido al pleno con camisetas reivindicativas e incluso han interrumpido la toma de posesión del nuevo alcalde preguntándole en voz alta si iba a tomar medidas por el derecho a la vivienda de las personas.

Los dos concejales de León Despierta, la formación asociada a Podemos, Óscar Fuentes y María Antonia Fernández también han puesto la nota discordante en su toma de posesión como concejales al prometer el cargo en lugar de jurarlo y al matizar que lo hacían en nombre de la Constitución "hasta que los ciudadanos de mi país decidan cambiarla".

Silván, que ha contado con catorce apoyos como se esperaba, ha saludado uno por uno a los concejales que conforman la nueva corporación y les ha colocado la banda y la medalla municipales, elementos que los dos ediles de León en Común han rechazado educadamente.

Tras esto, Silván ha declamado emocionado un largo discurso de investidura de más de veinte minutos de duración, de los cuales cinco han sido de agradecimientos. Entre sus objetivos como regidor de la ciudad ha señalado el de construir una ciudad "abierta y plural" en la que quepan todos y el de "dejar de lado enfrentamientos estériles" teniendo presente que los concejales y el alcalde "están para resolver problemas y no para crearlos". También ha instado a su equipo a luchar por mejorar "la mala opinión que muchas personas tienen de la clase política por culpa de unos pocos".

Comentarios
Lo más