Capuchinos cadete A

No está siendo una temporada fácil para el cadete A del Capuchinos. Después de lograr el ascenso a Primera Provincial el año pasado, en este no han comenzado del todo bien las cosas a nivel de resultados. De hecho, el conjunto amarillo va último sin haber conseguido despegar todavía, aunque son conscientes de que, con trabajo, todo acaba siendo posible.

De hecho, la ilusión y la esperanza no se pierde. Al fin y al cabo, el inicio de temporada ha sido contra los mejores de la categoría y, por ejemplo, este pasado fin de semana consiguieron ya su primer gol en la categoría después de cinco partidos. Poco a poco, todo acaba llegando. Y es que la plantilla, corta, es de solo 14 jugadores de los que, además, ocho son de primer año, algo que se acaba notando en una división muy exigente.

Sin embargo, este hecho no preocupa en el equipo ya que el conjunto B, que milita en la Tercera Provincial, sí tiene bastante jugadores de los que sus superiores pueden hacer uso cuando les haga falta, siempre teniendo en cuenta la formación en valores y premiando a aquellos que lo merezcan más.

Donde sí tienen más problemas es en el apartado de entrenamientos. Este año, de hecho, solo pueden hacerlo dos veces a la semana durante una hora. Un total de dos horas en toda la semana para un partido que tiene una duración de una hora y veinte minutos. Este hecho, importante, se acaba notando no solo en que no se puede formar al futbolista táctica y técnicamente tanto como se gustaría, sino también en el apartado físico.

De hecho, el equipo suele aguantar bien los partidos hasta los últimos veinte minutos, en los que se acaban vaciando y no llegando a balones. Tanto es así que en tres encuentros, pese a acabar perdiendo, han llegado igualados a cero al descanso, y así continuó hasta que el mayor físico rival hizo su aparición.

La solución aportada por el Ayuntamiento hasta la fecha ha sido la cesión de dos horas en el campo municipal de El Zurguén, que actualmente remodelaron para sumar el césped artificial. Dos horas, eso sí, para todos los equipos del Capuchinos por lo que solo un conjunto puede aprovecharlas. Además, es justamente en el otro extremo de Salamanca, por lo que no todos pueden acudir a estas horas.

A pesar de todo esto, el equipo sigue trabajando diariamente e intentándolo por encima de todo. Los primeros pasos para el conjunto son comenzar a creer en ellos y disputar los encuentros, salir a morder e intentarlo. En definitiva, ser valientes en los partidos sea el que sea el que esté enfrente. A ilusión no les ganan y ese es el principal objetivo de este año, mantener esto hasta final de temporada.

Y es que en el equipo tienen muy claro que lo importante es el progreso diario y semanal a través de la diversión. El resto acaba llegando. En el terreno deportivo, obviamente, la ilusión sería no descender y, a pesar de no haber sumado ningún punto, solo han transcurrido cinco jornadas.

De hecho, todavía queda toda una Liga por delante, 21 partidos, para seguir buscando pasárselo bien, aprender y adquirir valores que trascienden del deporte. El fútbol es mucho más que “22 tíos corriendo detrás de una pelota”. El fútbol es compañerismo, esfuerzo, ilusión. Es un deporte al que se juega con muchos compañeros más en los que hay que confiar y mostrarles que todo se puede si se actúa como un equipo. Siete meses restan para seguir dando pasos en todo ello.

La plantilla está formada por Moha (portero); Víctor, Adrián, Gorka y Luis Ángel (defensas); Carlos, Alemar, Álvaro, Luis Perdigón, Tomás, Álex Gómez, Alan y Sendoa (centrocampistas); Javi (delantero); Pablo y Diego (entrenadores).

Comentarios
Lo más