La Alianza considera “inconcebible” permitir el cobro de las ayudas de la PAC sin tener actividad agraria real

La Alianza considera “inconcebible” permitir el cobro de las ayudas de la PAC sin tener actividad agraria real

La Alianza UPA-COAG muestra su enorme malestar por las modificaciones de última hora planteadas por la Comisión Europea y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) a la aplicación definitiva de la reforma de la Política Agraria Común (PAC).

La organización agraria considera “un despropósito enorme” que a escasos días de la aprobación de los reglamentos que desarrollarán la aplicación práctica de la nueva PAC, el Magrama, a instancias de la Comisión Europea, haya introducido una modificación que facilita cobrar las ayudas de la PAC a titulares no activos y por superficie asociada a pastos sin necesidad de tener una ganadería mínima. 

Con esta medida, denuncian, “lo que ha conseguido tanto la Comisión Europea como el Ministerio de Agricultura es amparar a absentistas, cazaprimas, especuladores, agricultores de sofá, grandes propietarios de tierra o cotos de caza, que no tienen actividad agraria real y que desde luego no son profesionales del sector agrario”.

En este sentido, “resulta inconcebible que los burócratas de ambas administraciones se hayan cargado mucho de lo que se había conseguido en defensa de los verdaderos profesionales tras meses de infinidad de propuestas y reuniones”. De hecho, el acuerdo de la Conferencia sectorial del 25 de julio entre Magrama y Comunidades Autónomas recogía como requisito indispensable para acceder a las ayudas de la PAC ser agricultor activo y en el caso de los sectores ganaderos la acreditación del código de la explotación en el Registro de Explotaciones Ganaderas (REGA) del beneficiario, que debería corresponder a especies ganaderas compatibles con el uso del pasto y cuya dimensión debería ser compatible con la superficie de pastos declarada, considerándose compatibles en el caso del ovino-caprino 1,3 animales por hectárea declarada y en vacuno de carne y leche,  1 animal por cada 5 hectáreas. 

Esto suponía un pequeño, aunque importante avance, en la aplicación de la PAC en nuestro país, estima la Alianza, pues obligaba a un porcentaje mínimo de ingresos de la actividad y garantizaba el acceso a las superficies de pastos a los ganaderos y ganaderas profesionales que verdaderamente dispusieran de un número mínimo de animales que justificara el acceso a las ayudas de la PAC, “algo que no sucedía hasta el momento pero que ha sido una reivindicación histórica desde hace años en nuestra región por parte de UPA-COAG”.

Para la organización la actuación de la Comisión y del Magrama es “un fiasco” pues lo que la ministra llevará al Boletín Oficial en los próximos días “va a convertir en papel mojado todas las expectativas que se habían generado respecto a una reorientación de la PAC a favor de un modelo social y profesional agrario, sostenible y de futuro para nuestro país”. 

Comentarios