Las consecuencias para vivienda de renta antigua serán más pausadas y menos traumáticas

Las consecuencias para vivienda de renta antigua serán más pausadas y menos traumáticas

Los inmuebles alquilados antes del 9 de mayo de 1985 (tanto viviendas como locales) venían regulándose por la Ley de arrendamientos urbanos de 1964. Sin embargo, el 1 de enero de 1995 entró en vigor la nueva Ley de arrendamientos urbanos del 94 (es la actual, aunque en junio de 2013 fue bastante reformada, pero no se ha hecho una nueva). Esta nueva ley del 94 regulaba principalmente los contratos de vivienda y de uso distinto a vivienda firmados a partir de su entrada en vigor, es decir, a partir del 1 de enero de 1995. Pero en la parte final de la ley, en las llamadas Disposiciones Transitorias, se regula qué es lo que iba a pasar con todos los contratos que ya estaban en vigor en esa fecha. Así, cada disposición transitoria de la ley del 94 se ocupaba de un tipo distinto de contrato de arrendamiento.

El abogado Eduardo Fernández-Fígares Estévez explica que es la disposición transitoria segunda de la ley de arrendamientos urbanos de 1994 la que se encarga de regularlos. Y en concreto esta disposición transitoria dice que a estos contratos se les va a seguir aplicando la normativa contenida en la ley del 64. 

Pero añade la disposición que, además de someterse a esta normativa, quedarán estos contratos de renta antigua sometidos obligatoriamente a nuevas normas que no aparecen en la Ley del 64 y que se recogen en la disposición transitoria segunda, y se refieren a distintas materias pero, sobre todo y en lo que aquí nos ocupa, a la extinción o finalización de alquiler de vivienda de renta antigua.

 

Comentarios
Lo más