Una enfermera salmantina participa en un estudio científico publicado en la revista internacional Wound

Una enfermera salmantina participa en un estudio científico publicado en la revista internacional Wound

Bajo el título 'The impact of speciality practice nursing care on health-related quality of life in persons with ostomies', se ha publicado el primer Estudio Coste-Efectividad de la Atención Especializada en Ostomías en la revista Wound, Ostomy and Continence Nursing, la publicación científica internacional de mayor prestigio en el ámbito de la enfermería especializada en estomaterapia. Cuenta con la participación de la enfermera Ermita Vidal Calvo, del hospital salmantino.

Este trabajo impulsado por Hollister ya se publicó en España en la revista Metas de Enfermería en febrero del año pasado y ha sido desarrollado 1 enfermera de Salamanca y 12 enfermeras de Castilla y León de un total de 160 del territorio nacional, que han sido coordinadas por el Instituto ANTAE. Cuenta, además, con el aval de la Sociedad Española de Enfermería Experta en Estomaterapia (SEDE).

Se trata de una investigación científica pionera en enfermería de cuidados que, por primera vez, ha comparado la calidad de vida de los pacientes que recibían una atención especializada en ostomía (Grupo 1) y la calidad de vida de aquellos que no eran atendidos por personal especializado (Grupo 2) y ha medido, además, los costes derivados de esta atención.

“Los pacientes ostomizados pedimos que se cumpla el derecho que tenemos a ser atendidos por un enfermero experto en estomaterapia. Este Estudio es muy importante para nosotros porque demuestra que gracias a una atención especializada mejora nuestra calidad de vida. Y, además, deja patente que la atención especializada es más barata en términos de coste-efectividad”, explica Pilar Montiel, Presidenta de la Asociación de Ostomizados de Madrid (AOMA).

A los tres meses de la cirugía, los pacientes del Grupo 1 padecen un 20% menos de dolor o malestar, tienen una calidad de vida un 15% mayor que en el Grupo 2, necesitan un 17% menos de ayuda en su vida diaria y sufren ansiedad o depresión un 11% menos que los del Grupo 2. Muchos aspectos estudiados mejoran a lo largo del Estudio en ambos grupos, pero con mayor intensidad en el Grupo 1 a los tres meses de la intervención.

A los tres meses después de la cirugía, solo el 5% de los pacientes con complicaciones del Grupo 1 necesitan ser ingresados frente al 65% de los pacientes con complicaciones del Grupo 2. A los 3 meses de la intervención, las complicaciones que sufren los pacientes del Grupo 1 tras el post-operatorio duran un 45% menos que las del Grupo 2.

Los pacientes del Grupo 1 resuelven sus complicaciones mayoritariamente (70%) acudiendo a la Atención especializada en ostomía y no hacen prácticamente visitas ni a urgencias ni a atención primaria (0,4%). Sin embargo, los pacientes del Grupo 2 acuden mayoritariamente a Urgencias o a médicos especialistas o de primaria cuando tienen una complicación. Destaca el dato de que un tercio de los pacientes del Grupo 2 consigue resolver sus complicaciones  acudiendo a la atención especializada en ostomía a los 3 meses.

El coste directo sanitario contempla la atención sanitaria que requieren los pacientes, es decir, las visitas realizadas a los profesionales sanitarios (atención primaria, urgencias, enfermería de ostomía, médicos especialistas como oncólogos o urólogos, etc.) durante los tres meses posteriores a su intervención quirúrgica.  “La diferencia del 68% entre los costes derivados de la atención a ambos grupos de pacientes se explica porque los pacientes del Grupo 1 acuden preferentemente a su enfermera especializada en ostomía cuando tienen una consulta o una complicación –resolviéndola de manera más rápida y económica-, mientras que los del Grupo 2 acuden a urgencias, médicos especialistas o requieren más ingresos hospitalarios, que son servicios sanitarios mucho más caros, y generan, por tanto un coste medio más elevado”, indica Silvina Cancio, Directora del Instituto Antae.

Comentarios
Lo más