"No se puede decir que España ha salido de la crisis, a pesar de los recientes resultados positivos en términos de Producto Interior Bruto", denuncia la Unión General de Trabajadores (UGT), asegurando que los beneficiarios de prestaciones por desempleo son un 10% menos que hace un año.

El sindicato advierte de que a pesar del comportamiento estacional que muestran los meses de noviembre, por el inicio de la campaña navideña. "Es significativo que en esta ocasión  el desempleo no ha logrado descender, como sucedió en años previos", añade.

Por otro lado, la reciente mejora relativa del desempleo "esconde una elevada precariedad y parcialidad debido al tipo de empleos que se están creando, fundamentalmente temporales y a tiempo parcial, la mayoría involuntarios, con remuneraciones más bajas. Sólo un 5% de los contratos firmados en noviembre son indefinidos a tiempo completo".

Por tanto, concluye UGT, "no se está generando un empleo de calidad. La recuperación económica se está construyendo sobre empleo precario y esto significa pan para hoy y hambre para mañana, a la vez que aboca a millones de personas a la pobreza laboral".

Por su parte, Comisiones Obreras (CCOO) destaca que "nada nos hace pensar en que esta situación se vaya revertiendo en ningún aspecto para obtener una mejor situación laboral ni social. Los discursos de la mejoría económica son imperceptibles en las pequeñas y medianas empresas que suman cerca de un 94% en nuestra provincia".

A juicio de su secretario provincial, Emilio Pérez, "volvemos a los datos de desempleo que teníamos en el mes de mayo, evidencia clara de que todos los contratos y empleos que se generaron durante el periodo estival no han supuesto ninguna consolidación y que solamente han servido para constatar la temporalidad y la estacionalidad, esa que parece que tanto les cuesta a nuestros gobiernos reconocer".

Y concluye que "ni las subvenciones de la Junta de Castilla y León, ni las inversiones en empleo en las Administraciones Locales, ayuntamientos y Diputación Provincial, han generado ningún empleo estable. Gasto excesivo e inútil, cargado de mensajes políticos electoralistas y en forma de humo vendible a la ingenuidad, que constata la escasa preocupación de las políticas públicas en este aspecto tan grave".

Los sindicatos exigen al Gobierno que convoque a los interlocutores sociales "para trazar un plan de choque por el empleo que frene el deterioro del mercado de trabajo y apueste por el empleo de calidad". Reclaman un cambio en sus políticas, apostando por los factores que permiten al país crecer a medio y largo plazo.

Comentarios