El Ayuntamiento busca erradicar la mala práctica de alimentar palomas para evitar superpoblación

El Ayuntamiento busca erradicar la mala práctica de alimentar palomas para evitar superpoblación
El ayuntamiento de León ha comenzado este jueves la campaña “No lo hagas, está en tus manos” que busca concienciar a la población para erradicar “la mala práctica” de dar de comer a las palomas en la calle, a fin de evitar su superpoblación y de reducir los perjuicios que ocasionan, especialmente con sus excrementos, en edificios y monumentos.

El alto contenido en ácido fosfórico y úrico de la llamada “palomina” o excremento de paloma, daña los edificios de la ciudad, tapona canalones y destroza tejados, además de producir un daño importante en la piedra caliza de los principales monumentos de la ciudad. La concienciación social es el primer paso de esta campaña, que además realizará controles poblacionales de palomas a fin de saber si es necesario controlar su censo, han explicado este jueves la concejala de Sanidad, María José Álvarez y el de Jardines, Julio Cayón.

Esta iniciativa ya comenzó hace unos meses con el aviso desde el consistorio de que los ciudadanos podrían ser multados cuando fueran sorprendidos dando de comer a las palomas en la calle, si bien esta alerta “no tenía afán recaudatorio”, ha recordado Cayón.

Se trata de controlar una población de animales que pueden llegar a vivir hasta quince años y que defecan cada día entre 100 y 200 gramos de excrementos, los cuales son lanzados a la vía pública incluso desde el propio vuelo, como ha señalado Álvarez. Las palomas que viven en núcleos urbanos, según las recomendaciones veterinarias que han recibido los técnicos municipales, son “muy habilidosas” para encontrar alimento por sí mismas. La facilidad con la que encuentran alimentos de mano de los ciudadanos ha motivado que, cuando antes realizaban únicamente dos puestas al año, ahora sean cuatro, con el consiguiente aumento de ejemplares.

Al perjuicio que ocasionan en edificios y monumentos hay que añadir las enfermedades que transmiten, además de los insectos que portan como garrapatas, piojos, chinches o pulgas. Según las directrices que marca la Organización Mundial de la Salud, las palomas en los núcleos urbanos podrían ser consideradas una plaga, ha concretado la concejala de Sanidad.

Comentarios
Lo más