COAG advierte que la renta agraria ha experimentado una caída del 30 % en la última década

COAG advierte que la renta agraria ha experimentado una caída del 30 % en la última década

La Renta Agraria total en términos corrientes durante el año 2015, ha experimentado un ascenso del 1,7 % respecto a 2014, según la primera estimación de la renta agraria publicada por el Ministerio de Agricultura. Del estudio realizado por el Departamento de Economía Agraria, se desprende que, a pesar de este ligero repunte, desde 2003 el sector acumula una caída del 30,1 %. En ese mismo periodo, los costes de producción han experimentado una subida del 46 %. El nivel de endeudamiento del sector sobre la renta se sitúa en el 74 %.

“La volatilidad de precios y la espiral alcista de los costes de producción están dañando seriamente la rentabilidad de las explotaciones agrarias. A tenor de esta tendencia, desde COAG se ha pedido a los principales partidos políticos que han concurrido a las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, la creación del Observatorio de Costes y Mercados de Insumos para aumentar la vigilancia de los oligopolios que controlan los insumos del sector: (energía, fertilizantes, piensos, semillas, etc…) y evitar así la especulación y los costes injustificadamente elevados para los agricultores y ganaderos”, ha subrayado el Secretario General de COAG, Miguel Blanco.

Crisis láctea 

Lamentablemente, señala COAG, “el tiempo nos ha dado la razón y el acuerdo para la sostenibilidad de la cadena de valor del sector lácteo, que COAG no firmó, no está sirviendo para garantizar un precio remunerativo para los ganaderos que al menos cubra los costes de producción”. Según datos oficiales, el precio medio en nuestro país se ha situado en octubre en 30 céntimos por litro, “muy por debajo de costes”. “Tal y como argumentamos en su momento, el texto firmado no ofrece seguridad jurídica a los productores porque es una mera declaración de intenciones, generalista e inconcreta, que deja a la buena voluntad de industrias y cadenas de distribución el cumplimiento de los compromisos adquiridos”, añaden.

Nueva PAC 

La solicitud única PAC 2015 ha sido la primera de aplicación de la reciente reforma de la PAC. A partir de ella se está procediendo a la asignación de los nuevos derechos de pago básico a los beneficiarios que así lo han solicitado y cumplen las condiciones exigidas.  De las 840.000 solicitudes de derechos de pago básico se espera que finalmente se asignen derechos a unos 820.000 beneficiarios. “Si tenemos en cuenta que en los años anteriores a la Reforma de la PAC, los beneficiarios en el Estado Español ascendían a 910.000, la reducción en el número de perceptores es de unos 90.000 y nos sigue situando muy por encima de nuestros socios europeos, como Francia y Alemania, dónde los beneficiarios de la PAC suman unos 350.000”, señalan.  Esto, apuntan, “resulta muy decepcionante después del intenso debate que en el marco de la aplicación de la Reforma de la PAC en España, se ha planteado sobre la figura del agricultor activo y la actividad agraria”. 
COAG siempre consideró insuficiente el porcentaje del 20 % de ingresos procedentes de la actividad agraria que se recoge en la definición de agricultor activo, entendiendo que la condición de agricultor exige unos compromisos de naturaleza económica mayores para lo que proponíamos utilizar la figura vigente de agricultor profesional. 

Veto ruso 

Los agricultores y ganaderos españoles han pagado un año más la factura de una crisis geopolítica. La prórroga de un año del veto ruso a los alimentos perecederos procedentes de la Unión Europea, anunciada en junio de 2015 por Vladimir Putin, ha influido sobre todo en las cotizaciones de frutas de hueso y porcino. La incertidumbre provocó el hundimiento de los precios de paraguayos por debajo de costes, y en otros productos, caso del melón y sandía, los precios se situaron durante buen parte de la campaña de verano por debajo del umbral de rentabilidad.

Sequía veraniega y altas temperaturas en otoño-invierno 

Preocupación en el campo por la sequía y por las temperaturas anormalmente altas para el último trimestre del año. Si continúa el clima actual, puede haber mermas importantes en cereales, oleaginosas y hortalizas de invierno.  

En 2015, los precios de cereales y, sobre todo, vino y aceite han tenido un comportamiento negativo, al igual que la mayor parte de las producciones ganaderas, donde destacan las caídas de los precios de leche y porcino.

Comentarios
Lo más