El mejor aceite del mundo ya está en la cocina de El Mesón de Gonzalo

El mejor aceite del mundo ya está en la cocina de El Mesón de Gonzalo
La alta calidad de su cocina, siempre máximo exponente, le lleva a la exigencia de contar con la mejor materia prima y los mejores productos como es el caso de los aceites Castillo de Canena. Reconocido mundialmente, cosecha los premios más prestigiosos premios de aceites que están incluidos en las mejores guías especializadas

La localidad jienense de Canena se erige en medio de un inmenso mar de olivos del que sale uno de los aceites de alta gama más prestigiosos y codiciados del mundo: Castillo de Canena. El Mesón de Gonzalo ha presentado hoy con una cata la edición especial y limitada de este aceite, que desde hace unas semanas se incluye dentro de este espacio gastronómico.

La alta calidad de su cocina, siempre máximo exponente, le lleva a la exigencia de contar con la mejor materia prima y los mejores productos como es el caso de los aceites Castillo de Canena. Se trata de cosechas tempranas de las variedades picual, arbequino y royal, las cuales han sido premiadas a nivel nacional e internacional con más de un centenar de reconocimientos y la máxima puntuación otorgada por la más prestigiosa guía de aceites ‘Flos Olei’.

El utilizado en El Mesón de Gonzalo es una aceite verde intenso, de gran fuerza, frutado intenso fresco con sabor a hierba verde, a tomillo, romero... En su paso por boca se nos muestra con una entrada suave, amargor y picor moderados y equilibrados, con retrogusto almendrado, alcachofa, hoja de tomate y manzana. Ideal para degustarlo con un buen pan. Especial para aliños de ensalada, sopa de tomate, gazpacho, jamón y quesos, productos en crudo, etcétera.

La edición especial que oferta Gonzalo, tanto como para su consumo como para su venta, es un Castillo de Canena Reserva Familiar. El Virgen Extra emblema de la marca, que destaca por su calidad por todo el mundo en todas sus variedades. Numerosos chefs confían en él para complementar sus creaciones culinarias. Lo propio Ha ocurrido con Gonzalo Sendín, propietario de El Mesón, quien haciendo gala de la calidad y la exigencia por la que apuesta diariamente, aseguró que al igual que Castillo de Canena no elige a cualquier restaurante, El Mesón de Gonzalo tampoco elige cualquier materia o cualquier producto.

Comentarios
Lo más