La nueva estación mejora el transporte público y el acceso a otros servicios esenciales

La nueva estación mejora el transporte público y el acceso a otros servicios esenciales
La ciudad de Ávila es un nudo estratégico de comunicaciones donde ha sido necesario replantearse el servicio de la estación actual, tanto desde el punto de vista de su ubicación como desde las nuevas perspectivas de funcionalidad. Según los últimos datos estadísticos de 2012, un total de 517.060 pasajeros y casi 32.000 vehículos han transitado por la estación. Por todo ello, la nueva estructura responde a las necesidades de un nuevo concepto de movilidad, integrando las diferentes modalidades de transporte público y la zona histórica y la nueva zona residencial de la ciudad.
 
La nueva estación de autobuses de Ávila constituye un espacio arquitectónico de calidad, moderno y funcional, todo un símbolo del esfuerzo inversor de la Junta en la mejora de transporte de viajeros. Esta nueva infraestructura consigue generar una nueva imagen de negocio, de atracción al viajero y al residente. La infraestructura potencia el área comercial de la zona haciéndola más atractiva para la ciudad y para los usuarios. Además, mejora la función intermodal de ferrocarril y transporte público por carretera. La nueva terminal de autobuses es un edificio en la vanguardia arquitectónica en materia de sostenibilidad, eficiencia energética, accesibilidad y supresión de barreras.
 
La estación ocupa una parcela de 10.764 metros cuadrados, cercano a la estación de trenes, y accesible a un sistema estructural de carreteras que une la ciudad histórica con las zonas de consolidación. El complejo de la estación se erige en terrenos cedidos por el Ayuntamiento.
 
La obra se ha dividido en dos fases: una primera, la nueva estación propiamente dicha, y otra de desarrollo del área comercial. La primera fase, la gran infraestructura, con una superficie construida de 4.387 metros cuadrados abarca tres zonas: el edificio principal con la estación, una torre de uso terciario y un edificio de uso secundario con área de servicio para las oficinas centrales y cocheras de los autobuses urbanos. Consta de 18 dársenas cubiertas en batería a lo largo de la fachada trasera norte de la edificación, andenes cubiertos para facilitar la comodidad en la subida y bajada de los viajeros, aparcamientos de vehículos y autobuses, estacionamiento de taxis y accesos independientes para vehículos y pasajeros.
 
En cuanto a edificaciones, la estación dispone de un edificio principal con áreas pública y administrativa; una planta baja en el eje Norte-Sur, paralelo a la carretera Villacastín-Ávila, con un primer vestíbulo con oficinas de las compañías de autobuses, aseos y núcleos de comunicación vertical, un vestíbulo principal con zonas de espera independientes de los andenes, aseos, dependencias de facturación, consigna y venta de billetes, cafetería y oficinas de información, 4 accesos a dársenas (norte) y accesos a parada de taxis y otros medios de transporte (sur).
 
Además, cuenta con una cubierta del cuerpo horizontal en la entreplanta que separa la estación y la torre, diseñada como espacio público ajardinado que conecta el núcleo urbano y la estación de ferrocarril (permite trasbordo de viajeros) y puede ser disfrutado tanto por los viajeros como por cualquier abulense, por ello existen múltiples accesos tanto desde el interior de la estación (escaleras mecánicas localizadas bajo la torre o ascensores que recorren la torre y comunican con la estación) como desde el exterior.
 
La torre se dispone en 3 plantas de 908 metros cuadrados que albergan oficinas, sala de espera y cafetería, comunicada con escaleras mecánicas, bajo un núcleo abierto vertical que permite entrada de luz y ventilación natural. Hay un edificio secundario de cuerpo horizontal paralelo al cuerpo principal que recoge el área de servicio donde se ubican las oficinas centrales y cocheras de los autobuses urbanos. El diseño refleja en su arquitectura las nuevas tendencias de minimización del impacto ambiental, uso de materiales locales, reciclables y poco contaminantes, accesibilidad de las instalaciones y la sostenibilidad con sistemas de ahorro energético, diseño de instalaciones de bajo consumo y empleo de energías renovables.
 
En lo que se refiere a la segunda fase, área complementaria de servicios comerciales y de ocio, contempla 6.700 metros cuadrados construidos de los que 3.985 metros cuadrados serán oficinas. Se contempla la ampliación de la edificación mediante la ejecución de otras dos torres conectadas entre sí y con la estación que conformarán un conjunto administrativo. Esta fase se desarrollará cuando exista demanda que garantice la viabilidad y el retorno de la inversión.
 
Las obras de la primera fase han finalizado y cabe destacar que se ha mejorado el acceso peatonal desde la estación de trenes facilitando la comunicación de las personas entre ambas instalaciones.
Comentarios
Lo más