Los salmantinos prefieren los fondos de inversión a las acciones en Bolsa

Los salmantinos prefieren los fondos de inversión a las acciones en Bolsa

La inestabilidad política en España está marcando el devenir de la Bolsa, con importantes pérdidas durante la última semana. El temor a una nueva recesión ha devuelto al primer plano de la actualidad lo que ocurre en el parqué madrileño. ¿Cuál es el papel de los salmantinos en todo este entramado financiero?

La crisis ha provocado cambios en la mentalidad de ahorro. Ahora que asoma la recuperación, desaparecen los depósitos a largo plazo con intereses altos por otros que dan una rentabilidad escasa, en torno al 0,3% anual. Esto ha provocado que aquellos que no se conformen con tan poco, tengan que invertir en algo que si no son acciones propiamente dichas de la Bolsa, sí tienen bastante de esta. 

Se trata de los fondos de inversión, cuyo crecimiento en los últimos tres años ha sido estratosférico. Es la nueva forma, y la más seguida, de hacer negocio con las fluctuaciones de los mercados para alguien que ha estado alejado del difícil mundo bursátil, según cuenta el director de Renta 4 en Salamanca, Antonio Francisco López Lobo. 

Estos fondos de inversión son una manera de entrar en bolsa sin estar tan expuesto a ella. El riesgo que se corre es menor y las rentabilidades a más largo plazo. En definitiva son instrumentos de ahorro donde varios invierten su dinero y una entidad gestora lo invierte, a su vez, en activos como acciones, títulos de renta fija o activos monetarios, entre otros. De esta manera, los fondos de inversión pueden ser de muy diversos tipos variando el riesgo al que se expone.

Esta nueva forma de invertir, además, tiene la ventaja de la fiscalidad sobre la compra de acciones en bolsa ya que no se tribuna hasta que no se venda la parte del fondo y se recupere el dinero. Así, se puede ir girando el dinero de un fondo a otro sin ningún pago extra, algo que no ocurre en la bolsa en la que, para cambiar tus acciones, debes recuperar el dinero con el consiguiente gasto, para luego recolocarlo. 

“Ha llegado para quedarse”

Esta nueva forma de inversión, asegura Antonio Francisco López Lobo, será un hecho durante los próximos años. No ha acabado, por supuesto, con la forma más filmográfica de lo que es la bolsa y son varios los que siguen comprando y vendiendo acciones pero estos son los que tienen un conocimiento, tiempo y les gusta. El crecimiento real de las operaciones en bolsa, aunque no sean directas, y de las inversiones ha llegado a través de los fondos. 

El director de la sucursal salmantina de Renta 4, por tanto, presta mucha atención a explicar que estos fondos de inversión, para muchos desconocidos, no es un depósito de los de antes al uso. Estos tienen un riesgo que, aunque no se puede equiparar con la especulación o el juego bursátil, sí puede ser poco beneficioso para la persona que decide invertir. Por eso son tres los consejos antes de tomar una decisión de esta índole. El primero es, por supuesto, el visitar a un especialista que oriente en función de los plazos que quiera seguir el cliente y, sobre todo, de su perfil de riesgo. “No se puede invertir en el mercado un euro más de lo nos permita dormir tranquilo”, asegura.

Esto último es así ya que una persona en pérdidas cercanas al 2%, más en este tipo de fondos de inversión es difícil de ver, puede agobiarse y retirar el dinero en un mal momento, antes de esperar a que vuelva a repuntar. Otra idea clara es que esta manera de invertir no se trata de un juego como si puede serlo especular con el valor de las acciones. Un fondo de inversión mixto a renta fija puede dar una rentabilidad en torno al 3 o 5% anual a pesar de ir perdiendo en momentos del año parte del dinero.

 

Comentarios
Lo más