Desarticulada una sofisticada y huidiza banda de ladrones en viviendas habitadas

Desarticulada una sofisticada y huidiza banda de ladrones en viviendas habitadas

La Guardia Civil de las Comandancias de Salamanca y Madrid han desarrollado la Operación Habitat Sarruge, que ha permitido esclarecer diversos robos en el interior de viviendas de provincias del norte del país. Se ha saldado con seis detenidos, miembros de un entramado delictivo con sede en la capital de España, sospechosos de alrededor de un centenar de robos en Salamanca, Burgos, Cantabria, León, Valladolid y Vitoria durante los últimos cuatro meses.

La investigación comenzó como consecuencia de un robo con fuerza el pasado 1 de julio en una vivienda habitada en Carbajosa de la Sagrada, donde fueron sustraídas joyas, dinero y un vehículo, que fue empleado para cometer los mismos hechos esa misma noche en otras dos casas en Peñaranda de Bracamonte y San Pedro del Arroyo (Ávila). Allí fueron sustraídas también joyas, dinero y otro coche, utilizado para cometer el 5 de julio otro robo en una vivienda de Anchuelo (Madrid). 

La banda de ladrones se trasladaba en un vehículo legal, a nombre de una tercera persona ajena al grupo, hasta diferentes urbanizaciones donde se hallan construidas viviendas unifamiliares de alto nivel adquisitivo. Tras estudiar la zona y comprobar que reunían las condiciones idóneas, seleccionaban el inmueble a asaltar, no siendo inconveniente para ellos la presencia de inquilinos o incluso alarma. 

Una vez en el interior, recorrían las diferentes estancias sustrayendo principalmente piezas de joyería, pequeños electrodomésticos, tales como teléfonos móviles, cámaras de video, cámaras fotográficas, televisiones, equipos de audio, etcétera, así como ropa, zapatos, dinero y documentación personal. Durante la investigación se pudo detectar cómo en alguna ocasión llegaron a cometer entre dos y cinco hechos delictivos en un mismo día. 

La Guardia Civil les considera un grupo criminal altamente especializado, pues se comunicaban entre sí a través de teléfonos móviles con diferentes números de abonados, cambiando periódicamente. Durante los robos empleaban transmisiones portátiles, identidades falsas que cambiaban periódicamente y placas falsas en los vehículos usados para la huida. Todo ello era posteriormente escondido en zulos de zonas boscosas. Con esto el grupo criminal pretendía dificultar en gran manera las posibles investigaciones que sobre ellos pudieran llevar a cabo la Benemérita. 

Una semana de preparativos

Este grupo criminal establecía de forma periódica centros de operaciones en diferentes localidades, donde permanecían como máximo una semana, y desde allí cada día partían hacía provincias cercanas, donde robaban en el interior de casas habitadas, aprovechando la ausencia de los dueños. La residencia permanente del grupo estaba en localidades de Madrid, como Arganda del Rey y Coslada, donde pasaban desapercibidos.

Gracias a la investigación se pudo averiguar que en el mes de octubre la banda había alquilado un piso en Burgos, siendo usado como centro de operaciones para robar en las provincias cercanas. Del 28 al 30 de octubre se llevó a cabo una operación por parte de las Unidades de Policía Judicial de las Comandancias de la Guardia Civil de Salamanca y Madrid, llevando a cabo cinco registros simultáneos en viviendas de Burgos, Arganda del Rey, Coslada y San Fernando de Henares. Allí encontraron numerosas joyas, dinero en metálico y efectos sustraídos, así como una pistola junto con las herramientas, vehículos y diversos elementos (pasamontañas, equipos de transmisiones) empleados para cometer los hechos.

De forma simultánea se detuvo a R.R., de 26 años; A.S., de 22; M.L.; de 23; D.C., de 25; de nacionalidad albanesa, y a M.M., rumano de 25 años, como presuntos autores de los delitos de robo con fuerza en el interior de viviendas habitadas, falsificación de documento público y pertenencia a organización criminal. También a D.A.G., de 33 años y nacionalidad rumana, como autor del delito de receptación además de los anteriormente citados.

En el momento de su detención se les consideraba autores de al menos 19 robos con fuerza en viviendas habitadas y de la sustracción de al menos dos vehículos. Pero las investigaciones continúan para el esclarecimiento de más hechos delictivos una vez estudiada la documentación y los diversos efectos incautados en los registros domiciliarios. Tras prestar declaración en Juzgado de Instrucción número 2 de Salamanca, se ha decretado el ingreso de todos ellos en prisión preventiva. 

Comentarios
Lo más