"Nuestra prioridad ha sido solucionar los problemas, otros la política espectáculo"

"Nuestra prioridad ha sido solucionar los problemas, otros la política espectáculo"

Hablar del Ayuntamiento de Salamanca es hacerlo de Fernando Rodríguez, el verdadero motor y cerebro sobre el que funciona la gestión municipal. Más de veinte años como portavoz municipal junto a dos alcaldes y frente a cuatro líderes de la oposición. Dicen de él que es un político en estado puro, de los que ya no quedan, siempre intentando mirar más allá del corto plazo. Ahora enfrente tiene a tres portavoces de oposición, por lo que su tarea de defender la gestión del equipo de Gobierno del Partido Popular se multiplica. Es hora de hacer balance del primer año sin bipartidismo, en una entrevista con SALAMANCA24HORAS que cierra la ronda con los portavoces municipales.

- Por primera vez en dos décadas no hay mayoría absoluta del Partido Popular en el Ayuntamiento de Salamanca. ¿Cómo ha sido la adaptación a esta nueva situación política y de gestión municipal?
- Nosotros resumimos este año en dos aspectos. El primero, que nuestra prioridad ha sido gestionar para solucionar los problemas de los ciudadanos, a eso es a lo que nos hemos dedicado, otros más a la política espectáculo o incluso a la política de buscar fáciles titulares. Nosotros hemos ido a lo que interesa la gente, que aquellos a los que eligen se dediquen a gestionar la cosa pública para solucionar sus problemas, no para aumentárselos. En segundo lugar, captamos y entendimos el mensaje de las urnas. Los salmantinos claramente le encomendaron al Partido Popular que liderara el gobierno municipal y que ese liderazgo lo compatibilizara con el diálogo con las otras fuerzas políticas, y creo que eso lo hemos venido haciendo este año.

- A veces da la sensación de que el Partido Popular perdió las elecciones porque no sacó mayoría absoluta cuando fue el más votado con diferencia.
- No hay que olvidar que triplicamos no sólo en concejales, sino en votos, a lo que son la tercera y cuarta fuerza política, y tenemos una amplia diferencia con el Partido Socialista. Fuimos el partido más votado de largo en las elecciones municipales del año pasado y fuimos el partido que mayoritariamente quisieron los salmantinos que tuviera la responsabilidad de gobernar.

- En ese proceso de diálogo, ¿con quién es más fácil hablar: PSOE, Ciudadanos o Ganemos?
- Hemos hablado con todos, si bien en primer lugar tenemos un entendimiento muy directo con Ciudadanos porque lógicamente suscribimos con ellos un acuerdo programático que permitió la investidura de Alfonso Fernández Mañueco como alcalde de Salamanca. Tenemos un compromiso de cumplir ese acuerdo. También hay un diálogo bastante fluido, no hay que ocultarlo, con el Partido Socialista. Con Ganemos el diálogo evidentemente es más difícil, hay que reconocerlo.

- ¿Por qué?
- Tenemos posturas absolutamente divergentes sobre lo que se debe hacer en la ciudad y sobre planteamientos ideológicos y de gestión. Es muy difícil entenderse con gente que tiene las ocurrencias que tiene Ganemos. Es un grupo municipal que está instalado en la radicalidad, es la extrema izquierda radical y nosotros obviamente, entendernos con fuerzas de estas características, es muy complicado. Nos entendemos más con aquellas opciones que siendo divergentes de la nuestra están más instaladas en la moderación.

- En Ciudadanos se muestran satisfechos por cómo el PP está cumpliendo las propuestas a las que se comprometieron hace un año, pero que no termina de asumir que no tiene mayoría absoluta y que ahora quien gobierna es el pleno del Ayuntamiento.
- Aquí todos los grupos tienen que tener una cosa muy clara y esta discusión ya ha surgido en el pleno. En primer lugar, quien gobierna es el Partido Popular y es al gobierno al que le compete hacer determinadas cosas, no a la oposición. La legislación vigente distribuye perfectamente cuáles son las competencias del alcalde, como persona que encabeza el gobierno municipal, y el pleno. No somos nosotros los que lo decimos, lo dice la ley. Y claro, hay cosas que son del gobierno, no de la oposición, y esto vale para los ayuntamientos como para las comunidades autónomas y el Estado. No se pueden mezclar las cosas. Lo que me parece es que hay una confusión en la oposición, a veces se cree gobierno. No. La oposición es oposición. Ojo, ahí podía haber estado otra fuerza política, por ejemplo Ciudadanos, en su momento podía haber optado por un gobierno de coalición con el Partido Popular o por integrarse en el gobierno, pero Ciudadanos decidió no entrar, quedarse en la oposición. Fue una decisión suya y tienen que apechugar con ella. Lo que no puede ser es que el pleno invada las competencias del alcalde, porque eso sería lisa y llanamente contrario a la ley.

- Ahora que menciona al alcalde, el PSOE asegura que está cansado y no tiene ideas para gestionar la ciudad.
- Yo lo veo con las mismas ganas de siempre, lo que pasa es que la Alcaldía de una ciudad como Salamanca es un cargo muy exigente, eso está claro. Desde luego él está dedicado en cuerpo y alma a sus funciones como alcalde de la ciudad, muy implicado. Quizás cuando el portavoz del Grupo Socialista hace esas declaraciones está confundiendo sus deseos con la realidad. El Partido Socialista desearía que el alcalde estuviera cansado, pero no es la realidad.

- Estos mensajes, y los del Partido Popular, ¿son fruto de este periodo electoral prolongado con los eternos comicios generales?
- Siempre influye en todas las instituciones, porque condicionan el mero hecho de las obligaciones que impone la legislación electoral. Los partidos políticos se vuelcan en las elecciones y eso incide innegablemente en la gestión. Por eso es bueno que cuanto antes se celebren y cuanto antes tengamos por fin un gobierno estable al frente de la nación, porque eso indirectamente dará estabilidad a todos.

- Al inicio de la legislatura el PP se marcó varios ejes fundamentales. Uno de ellos era unas cuentas públicas saneadas. ¿Cómo están ahora las arcas municipales?
- En el año 2012 aprobamos un plan de ajuste que ahora ya está sin efecto pero marcó una senda de reequilibrio de las cuentas municipales, de saneamiento, de austeridad en la gestión, y a día de hoy gozan de buena salud. ¿Por qué? Porque este es un ayuntamiento que no gasta más de lo que ingresa, que tiene equilibrio presupuestario, que está pagando a sus proveedores en los plazos que marca la ley, que está reduciendo progresivamente su endeudamiento, cada vez es menor, y todo eso lo hace sin que se vea mermada la calidad de los servicios públicos, sin que se deje de prestar ningún servicio, y manteniendo un esfuerzo inversión importante en la ciudad, dos prioridades claras del alcalde desde el principio junto a la política social, una obsesión de Alfonso Fernández Mañueco, atender a todos aquellos que necesiten la ayuda de su ayuntamiento. Todas esas prioridades las estamos atendiendo.

- ¿Y no se corre el riesgo de que con toda la gente que hay con problemas se pueda convertir el Ayuntamiento en una simple casa de beneficencia?
- El Ayuntamiento tiene la obligación de desarrollar una política social ambiciosa, de ocuparse de quienes más lo necesitan, de quienes menos recursos tienen. A partir de ahí, el Ayuntamiento lo que no puede es convertirse en eso, en una casa de beneficencia. Los presupuestos llegan hasta donde llegan, aunque la política social es una prioridad, y obviamente hay unos límites a la hora de actuar. Siempre hay una cierta tendencia a pensar, y ocurre con todas las administraciones, que lo solucionan todo y no es así. La actividad de la administración es básica para solucionar determinados problemas.

- Como en los últimos ejercicios económicos ha habido superávit, ¿se plantea el equipo de Gobierno no sólo congelar impuestos o tasas, como se ha comprometido hasta 2019, sino bajarlos el próximo año?
- En materia de ingresos municipales hay que ser muy prudente. Ahí sí que hay que tener mucho cuidado, porque es muy fácil hacer demagogia con los impuestos y ser populista. Claro, a todo el mundo le suena fenomenal que le digas que se van a bajar los impuestos. ¿Quién se opone a eso? Nadie. Pero hay que saber los ingresos financian los gastos, algo que es de perogrullo, y por tanto toda reducción de ingresos conlleva una reducción del gasto automática. Y además, con la nueva ley de estabilidad presupuestaria, esa reducción del gasto no sólo se produce en el presente, sino que queda ya para ejercicios futuros. Todos los años tenemos un techo de gasto y se calcula sobre el año anterior. Con lo cual, si se reduce un año el gasto, para el próximo se podrá gastar menos. 

Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado con los ingresos. Por eso siempre decimos, cuando se hacen propuestas para reducir impuestos, que para que no sean demagógicas ni populistas, sino rigurosas, que no perjudiquen el interés general, deben ir siempre acompañadas de qué gasto se va a reducir. Y no vale compensar caídas de ingresos estables con reducciones de gastos ocasionales, porque la reducción de un impuesto queda no sólo para un año, pero el gasto hay que reducirlo después más años, el siguiente, el siguiente y el siguiente. No vale con reducir gastos puntuales de un año, porque si no al año siguiente hay que hincarle el diente a otro gasto. 

Es verdad que las cuentas municipales están mejor y se pueden tomar decisiones. Por ejemplo, gracias a que hemos equilibrado las cuentas municipales hemos podido anunciar y cumplir la congelación cuatro años de los impuestos. Ojo. Decir que se congelan cuatro años los cinco impuestos municipales es importante, pero también hemos podido hacer otras cosas, como rebajar un cincuenta por ciento la tarifa de la ORA a los residentes, o establecido una bonificación del 99% en la cuota de la tasa por licencia de apertura de un negocio para un emprendedor. Y gracias a eso seguramente en ejercicios sucesivos se podrán hacer otras cosas que ahora no están decididas. Con esto hay que ser muy prudente, muy cuidadoso, porque gozar de unas cuentas con buena salud es difícil, hay que implicarse en ello. Es difícil conseguirlo en años y es muy fácil estropearlo en dos días.

- Dentro de los servicios públicos, ¿qué mejoras destaca de este último año y cuáles están por venir?
- Creo que en materia de servicios públicos hemos mejorado el transporte urbano, uno de los servicios esenciales que tiene el Ayuntamiento, como wifi en los autobuses, pantallas en las paradas para seguir el recorrido de los autobuses e informar al usuario del tiempo que tardará en llegar. Estamos trabajando también en el servicio de abastecimiento de aguas con un sistema de control de la presión de las redes para reducir los reventones, que es una preocupación importante de los ciudadanos. También los servicios de atención domiciliaria a las personas mayores han mejorado en teleasistencia. Son ejemplos tangibles, mejoras que están percibiendo los usuarios y sin pedirle un mayor esfuerzo, mejoras en el transporte urbanos sin incrementar el billete, al contrario, hemos reducido tarifas con abonos muy atractivos. Lo próximo, seguir aplicando nuestro programa electoral y el acuerdo de investidura que alcanzamos con Ciudadanos.

- Programa donde también se recogen inversiones. ¿Qué destaca de este año?
- Estamos desarrollando un importante esfuerzo inversor y hemos actuado a muchos niveles, de zonas verdes, de urbanización de calles, de renovación de redes de agua, todo eso afecta a todos los barrios de nuestra ciudad. A partir de ahí no podemos olvidar todas las promociones de viviendas protegidas que realiza el patronato municipal. Ahora estamos trabajando en proyectos a los que nos comprometimos como el futuro espacio cultural que queremos crear en la Torre de Anaya, se están ejecutando obras importantes en lo que representan como la restauración de la iglesia de San Polo, el Pozo de las Nieves, el convento de San Esteban y el Cerro de San Vicente. Una de nuestras prioridades es invertir en patrimonio para habilitar espacios al turismo. Junto a eso seguimos renovando aceras, mejorando nuestras instalaciones deportivas. Ahí está la inversión más señera, la apertura de la Ciudad Deportiva de La Aldehuela, que es un hito para nuestra ciudad, no somos conscientes de que nos encontramos con la mejor ciudad deportiva de Castilla y León, y de las mejores de España. Todo el que la visita se queda sorprendido de lo que allí se ha hecho.

- Hubo una época de grandes infraestructuras, de nuevos edificios públicos, marcada por los grandes acontecimientos de la ciudad, como la Capitalidad Cultural Europea o el aniversario de la Plaza Mayor. La crisis obligó a dejar de lado esos proyectos pero ahora hay otro gran acontecimiento a la vuelta de la esquina, el octavo centenario de la Universidad en 2018. ¿Se está planteando el Ayuntamiento recuperar proyectos que se pusieron sobre la mesa antes de estallar la crisis?
- Construidos los grandes equipamientos públicos y satisfechas muchas necesidades de la ciudad, era el momento de acometer inversiones más medianas, sin olvidarse de la Ciudad Deportiva de La Aldehuela, que ahí están metidos veintiún millones de euros. Ahora la Universidad sabe que cuenta con el Ayuntamiento para el octavo centenario, porque el alcalde se lo ha transmitido personalmente al rector, es un objetivo. Es que la ciudad y la Universidad son absolutamente inseparables. Salamanca sin su Universidad no sería Salamanca. Por eso el octavo centenario no es sólo un acontecimiento universitario, es de la ciudad. Por lo tanto el Ayuntamiento estará ahí y en su momento se anunciarán las colaboraciones que vamos a aportar. Ya ha habido una muy importante, que se va a construir en el edificio del antiguo Banco de España el Centro Internacional para la Enseñanza del Español, porque Salamanca es la capital del Español, una referencia mundial. Pues ese centro se va a poder hacer gracias a la generosidad del Gobierno, en este caso del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, muy personalizado en su ministro Cristóbal Montoro, pero también gracias a la implicación personal, traducida en gestiones personales, del actual alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco, con el ministro. Es más, si el Banco de España es ya titularidad de la Universidad es gracias esencialmente a esa gestión personal del alcalde y a la receptividad del ministro.

- Este centro puede ser una fuente de creación de empleo, con las importantes necesidades que tiene esta ciudad. ¿Qué está haciendo y qué puede hacer el Ayuntamiento para dinamizar el mercado laboral?
- Para nosotros es fundamental dar oportunidades a todos, sobre todo a los jóvenes para que puedan desarrollar su proyecto de vida en Salamanca. Ése es uno de los ejes de nuestro programa electoral y fue uno de los compromisos en el discurso de investidura del alcalde. Ya se están dando pasos, ese centro será uno, pero también voy a poner dos guindas. Quiero recordar los acuerdos ya suscritos, por iniciativa del alcalde, con la Fundación Española de la Ciencia y la Tecnología, que nos va a permitir dar oportunidades a jóvenes investigadores en una ciudad universitaria como la nuestra donde el peso de la I+D+i debe ser importante, fomentando y reteniendo el talento, y con la Escuela de Organización Industrial, para apoyar a emprendedores y pequeños empresas ya existentes y para insertar laboralmente a jóvenes salmantinos. Eso son hechos reales porque los acuerdos ya están firmados y se está trabajando en su implementación, muestran una voluntad inequívoca del Ayuntamiento en la implicación para generar oportunidades para todos.

- Dice que el peso de la I+D+i debe ser importante. ¿Y por qué no fomentar un polígono industrial tecnológico, con ayudas fiscales o terrenos para que se instalen empresas, para que Salamanca pueda ser la ciudad de la investigación?
- En el ámbito fiscal tenemos muy limitada la capacidad de actuación. Luego ya hay un parque científico de la Universidad que está funcionando. No está en Salamanca capital, está en Villamayor, pero da empleo a jóvenes de nuestra ciudad. Ahora, es un compromiso del alcalde, y está en nuestro programa electoral, el tratar de ver cómo podemos desarrollar suelo industrial a precios asequibles para que se puedan instalar empresas, y en ello también están trabajando.

- Sobre todo aprovechando que por fin hay un tren directo y más rápido hacia Madrid, además del que está por venir con el Corredor Atlántico desde Portugal, aunque ése lleva viniendo muchos años y no se terminan de ver avances tangibles.
- En esa línea estamos trabajando. Pero claro, piano, piano, estamos hablando del balance de un año y el mandato son cuatro. Lo importante es que hay cosas fundamentales, ésa es una, en las que se está trabajando. No están aparcadas, están arrancadas, y se irán ofreciendo más detalles de ello.

- La información al ciudadano es fundamental, que sepa qué hace su Ayuntamiento. Se comprometieron a ello hace un año. ¿Es ahora el Consistorio más transparente?
- Creo que sí, más participativo sin lugar a dudas. La gente lo está viendo, porque lo está recibiendo en sus casas, los presupuestos participativos, un nuevo instrumento de participación ciudadana que se ha puesto en marcha, además con el consenso y diálogo con otros grupos políticos, que permitirá que los salmantinos puedan decidir una parte del presupuesto de su ayuntamiento. Ahí está el informe que hace Transparencia Internacional, que es una organización independiente, vamos mejorando cada año y alcanzando unas notas razonables. 

- ¿Qué nota se pone entonces el equipo de Gobierno de este primer año de legislatura?
- Aquí la autoevaluación no procede. Nosotros estamos moderadamente satisfechos. Creemos que están bien encauzados los grandes compromisos que el alcalde adquirió en su discurso de investidura, y que estaban reflejados en nuestro programa electoral, creemos que va bien encauzado el acuerdo programático que tenemos con Ciudadanos, pero sabemos que tenemos cosas por hacer y que tenemos tres años por delante de mandato para hacerlas. A partir de ahí la evaluación tienen que hacerla los ciudadanos, son ellos los que nos deben evaluar. En la autoevaluación podemos pecar de modesto o de petulantes.

 

Comentarios
Lo más