Vecinos de Tejares denuncian ante Seprona la situación del barrio por la rotura de la pesquera

Vecinos de Tejares denuncian ante Seprona la situación del barrio por la rotura de la pesquera

La Asociación de Vecinos de Tejares, la Federación de Asociaciones de Vecinos (Fevesa) y la comunidad de propietarios de la calle El Molino 23 han denunciado este jueves ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil la situación de desastre ambiental en que se encuentra el barrio tras la rotura de la pesquera en septiembre de 2015.

Argumentan que una vez que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) manifiesta que es el Ayuntamiento quien debe asumir la limpieza del río y la reparación de la pesquera, entienden que no hay impedimento alguno para acometer estas tareas de inmediato, tal como la concejal María José Fresnadillo prometió a los vecinos hace ya varios meses, según recuerdan.

Añaden los vecinos que entonces se comprometió a que el Ayuntamiento realizara labores de limpieza del río en la zona de modo inmediato, a la vez que aseguró su apoyo en principio a las peticiones vecinales en torno a la pesquera. "Este pronunciamiento, así como otros posteriores a título individual y en el mismo sentido, ha sido percibido como un compromiso que no se ha cumplido hasta la fecha", afirman desde Tejares.

En la denuncia se hace mención en primer lugar a aspectos legales. Además de los señalados en los antecedentes y de las normas genéricas relativas al derecho a un medio ambiente sano, desde la Constitución en adelante, mencionan las estipulaciones del propio Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca, el cual, en sus directrices básicas, contempla la protección y rehabilitación “del trazado y entorno de las vías pecuarias, caminos históricos, canales de riego antiguos y modernos, puentes antiguos y actuales, aceñas, molinos y elementos aislados de interés” y establece entre susobjetivos de carácter vinculantela protección integral de “otros puentes [además del romano], aceñas, pesqueras y norias vinculadas al río (elementos etnológicos (tomo I, apartados 4 y 5, y tomo III, artículo 4.4.3.)".

Respecto a los aspectos medioambientales, los vecinos de Tejares recuerdan que el propio informe de la CHD reconoce que con la rotura parcial de la pesquera queda a la vista el lecho del río con escombros y residuos urbanos, palos y plantas secas, a la vez que los árboles y arbustos se han secado en varios tramos. "Además, el informe pasa por alto algo evidente para los residentes en la cercanía de la pesquera: a causa de esa suciedad y de la desaparición de la lámina de agua se ha alterado o ha desaparecido la fauna avícola y piscícola que frecuentaba este tramo del río, mientras que proliferan ratas, mosquitos, avispas y otros insectos, sobre todo en época estival", apostillan.

Finalmente, aluden a aspectos urbanísticos, recordando que esta situación del barrio de Tejares es contradictoria o incompatible con otros proyectos y desarrollos urbanos previstos para la ciudad de Salamanca. En concreto, en la zona de Huerta Otea se hallan en vías de urbanización dos planes parciales, Marín I y Marín II, con miles de viviendas previstas para el medio plazo. "Estas nuevas zonas residenciales tendrían como lugar de esparcimiento natural la zona del río que estamos comentando, algo que resultaría frustrado en buena medida si no se remedia el estado de abandono y suciedad de este entorno", concluyen los vecinos de Tejares.

Comentarios