Más de la tercera parte de los locales comerciales de Garrido están vacíos

Más de la tercera parte de los locales comerciales de Garrido están vacíos

Hace un año, la Cámara de Comercio e Industria de Salamanca elaboró un estudio para conocer los efectos de la crisis en los negocios del centro de la ciudad. Bajo el título 'Termómetro Comercial de Locales Vacíos', señalaba su preocupación por el incremento del número de locales comerciales cerrados. Los datos mostraban una situación al borde del denominado ‘síndrome del local vacío’, cuando las zonas con una cifra superior a un 20% de espacios comerciales cerrados son tendentes a generar desequilibrios económicos y acabar deprimiendo las zonas afectadas con esta problemática, contaminando a los locales activos. El barrio Garrido, el más poblado de la ciudad, supera con creces ese límite.

SALAMANCA24HORAS ha recorrido todas las calles de Garrido para elaborar un estudio sobre el estado actual de sus locales comerciales tras detectarse la presencia de numerosos establecimientos sin uso. Los datos confirman la percepción, pues de los 878 locales con que cuenta el barrio, 318 están vacíos, es decir, el 36%. Y de los 560 restantes, 112 son bares y restaurantes, por lo que la actividad meramente comercial se reduce aún más.

La zona con más funcionamiento es el entorno de la calle María Auxiliadora, donde la llegada de El Corte Inglés hace casi seis años cambió la fisonomía comercial. Apenas hay locales vacíos, mostrándose la mayoría renovados y con negocios que no había hace un lustro. Lo mismo ocurre con las calles perpendiculares, algunas de ellas peatonalizadas por el Ayuntamiento, donde predominan los negocios hosteleros.

En cambio, otras zonas viven la situación contraria.  Así ocurre con el área comprendida entre las avenidas de los Cipreses y Los Cedros, y los paseos de los Robles y los Madroños, donde  hay tres locales vacíos por cada uno con algún negocio. Pequeñas tiendas de alimentación y productos de primera necesidad que han ido cerrando durante los últimos años, dejando una estela de carteles ‘Se traspasa’ y ‘Se alquila’, locales comerciales donde se acumula el polvo, se oxidan las puertas y se amarillean los papeles colocados sobre los cristales.

Comentarios