“La renovación de IU es necesaria, no debemos ser un partido al uso”

“La renovación de IU es necesaria, no debemos ser un partido al uso”

El pasado fin de semana conocíamos que el salmantino José Sarrión Andaluz presentó candidatura para las primarias abiertas de Izquierda Unida en Castilla y León enfrentándose al coordinador regional y procurador en las cortes, José María González. Sarrión ha contado con el apoyo de padrinos de la organización, como el eurodiputado y activista social Javier Couso, la activista de la marea granate y Secretaria de Convergencia de IU Lara Hernández, el Secretario de Organización del Partido Comunista de España (PCE) Fernando Sánchez y el dirigente de IU Guillermo Ubieto. En una entrevista concedida a SALAMANCA24HORAS, José Sarrión ofrece su visión del panorama político actual y explica sus retos más próximos.

-Acabas de presentar candidatura por Izquierda Unida para las primarias que te permitan concurrir a las próximas elecciones autonómicas. Encabezas una lista joven, ¿cuál ha sido vuestra motivación a dar este paso?
-Lo fundamental es que se trata de una candidatura impulsada por militantes base. Nosotros no somos cargos institucionales, ni gente que ha estado en el parlamento ni que ha estado desempeñando cargos de ‘político profesional’. Mis compañeros y yo venimos trabajando desde abajo. Estamos acostumbrados a pegar carteles con cola, ensuciarnos las manos, participar en los barrios, etcétera. Todo viene del proceso de renovación que quiere adquirir Izquierda Unida a nivel estatal llevada a cabo por Alberto Garzón.

-Proceso de renovación, al que te refieres, ¿necesario en Salamanca y Castilla y León?
-Sí. La renovación en Izquierda Unida es necesaria porque progresivamente ha ido viviendo una especie de desgajamiento. Hemos ido viendo cómo desde la cúpula se ha ofrecido una imagen de un partido al uso y eso es lo que no debe ser. La sociedad ya pedía una recomposición de Izquierda Unida para alcanzar la normalidad en la organización.

-Entonces, ¿qué debe ser Izquierda Unida? A pesar del proceso de renovación pedís volver a los valores de la IU de Julio Anguita…
-Izquierda Unida, como también la entendía Julio Anguita, debe de tener una labor en la que lo institucional sea secundario. Se debe caminar a que Izquierda Unida vuelva a ser un altavoz capaz de conseguir una transformación social con ayuda de la movilización de los de abajo. Izquierda Unida debe ser aquella en que sus diputados se recortan el sueldo y prescinden de privilegios. Izquierda Unida debe ser aquella en que sus militantes permanecen no emigrando a otras formaciones con mayores posibilidades electorales. Izquierda Unida tiene que ser la del militante que se empobrece y no la del político que se enriquece.

-¿Cómo recuperar la confianza del ciudadano? ¿Cómo hacerle ver que hay otra forma de hacer política como vosotros mismos anunciáis en vuestra candidatura?
-Sin lugar a duda, dando ejemplo. Hay un lema del Partido Comunista que decía ‘Las palabras dan igual, pon tu voto a trabajar’. Eso importante porque la gente está cansada de discursos. Al ciudadano no hay que aburrirle con mensajes y hay que decirle la verdad aunque no guste y no la diga nadie. Hay que decirle al ciudadano que ni nosotros ni nadie va a reglar el país por su cuenta. El país, sus problemas, lo cambiamos todos juntos. Ni mucho menos venimos de salvadores. La gente tiene que reclamar un cambio del sistema en las calles.

-Más que próximas están ya las elecciones municipales y autonómicas. IU decidió en su día, a nivel local, integrarse en Ganemos. ¿Estuvo la formación acertada?
-Concurrir a las elecciones con Ganemos Salamanca es muy buena noticia. Tenemos que caminar hacia la construcción de espacios de convergencia. Un partido solo ya no es capaz de llevar a cabo la transformación social a la que anteriormente hacía alusión. Hay que encontrar en la convergencia una alternativa clara al PP y al PSOE y hay que buscarla en la movilización en las calles porque no basta con acuerdos electorales.

-¿Y el auge de Podemos? ¿Esta decisión de integración en otra identidad como la de Ganemos no podría confundir al votante y restar votos a Izquierda Unida?
-Cada uno tiene su filosofía y sus tiempos. Como he dicho antes, apoyo el que Izquierda Unida se haya integrado en Ganemos Salamanca. Podemos también lo ha hecho, al igual que Equo. Tenemos que concienciarnos de que vamos a compartir una misma sigla que es la de Ganemos. Era necesario el bajar las banderas porque no tenemos que vernos como competidores. Los movimientos que comparten mis objetivos no deben ser mis enemigos. Yo también reclamo una identidad, la de la izquierda y la de Izquierda Unida, y desde ella también tenemos que trabajar.

-Como candidato por Izquierda Unida en Castilla y León y joven militante, ¿qué panorama político dibujas en la actualidad?
-Hemos llegado a un nivel en el que nunca hemos estado necesitados tanto de la lucha política. Desde el franquismo no había habido una situación tan desesperante que requiera que la gente esté en la calle y que se implique en la política para poder cambiar las cosas. Pero tampoco había habido una desafección hacia la política tan grande como la que hay ahora y un sentimiento antipolítico tan fuerte. De los problemas que hay ahora, como el de la corrupción, ya se hablaba. Pero los políticos los crearon como la burbuja del ladrillo.

-¿Qué hacer ante esa contradicción?
-Los ciudadanos no pueden regalar la política. Cada ciudadano tiene una fracción de poder a la que no puede renunciar. En eso entra el estar en la calle porque cuanta más desafección tengamos nosotros más poder tendrán los políticos al uso aunque el gobierno no es el que manda. El que manda es el Banco Central Europeo, el Banco Mundial o el Fondo monetario Internacional.

-Las encuestas sitúan a otras formaciones, alternativas de Gobierno, por delante de Izquierda Unida. Es el caso, por ejemplo, de Ciudadanos o UPyD. ¿Cómo piensas que llega Izquierda Unida a las próximas elecciones?
-Habrá que ver lo que diga la gente con su voto. La verdad es que no hago mucho caso de las encuestas porque el país está cambiando tanto que se perciben bandazos día sí y día también de un lado para otro. Todo está en que seamos capaces de demostrar que no podemos ser un partido al uso sino que tenemos que ser una gran formación política encaminada a la transformación social y dirigida por la gente de abajo. Si somos capaces de demostrar eso nos irá bien.

-¿Cómo valoras el trabajo hecho hasta ahora por Izquierda unida en Castilla y León?
-Si me preguntas por el trabajo de los militantes base te diré que han hecho un trabajo heroico y que valoro mucho. A otro nivel está el juicio a la dirección política. En este caso, por centrarme en Castilla y León, la de José María González. Ahí soy más crítico porque creo que hasta ahora lo que se ha hecho en las Cortes no responde a la realidad natural de la militancia en IU. Muchas veces nos hemos enterado de cosas por la prensa porque no se ha trabajado con transparencia.

-Si Izquierda Unida tuviera capacidad de gobierno en esta comunidad, ¿qué medidas políticas más inmediatas adoptaría o sobre qué problemáticas trabajaría?
-Sobre el campo, la despoblación y el desempleo. Hay que plantear una serie de medidas para recuperar nuestro campo en colaboración con los agricultores. También con las cooperativas de consumo en las ciudades porque hay que acabar con los intermediarios que provocan una diferencia tremenda de precios entre lo que se compra y lo que se paga al productor. Hay que trabajar también por poder desarrollar un plan industrial para el campo pero también para las ciudades para evitar que los jóvenes se marchen en busca de oportunidades porque aquí no las hay. Todo eso nos va a permitir combatir, a su vez, el paro. Es más que necesario un cambio de gobierno.

Comentarios
Lo más