El estudio de las condiciones y del entorno en los que los enfermos viven su día a día, sus factores sociales, es la premisa de la que parte la tesis doctoral de César Ignacio Fernández Lázaro, realizada en el Área de Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca bajo la dirección del profesor José Antonio Mirón Canelo. Este doctorado, de mención internacional y por el que el investigador ha recibido el cum laude, analiza en los hospitales comunitarios estadounidenses la adherencia al tratamiento en pacientes crónicos y pluripatológicos de grupos vulnerables, con el fin de analizar las causas y los factores que conducen al enfermo a no cumplir con las pautas establecidas. De este modo, “los profesionales podrán vigilar y hacer un seguimiento a los usuarios con estos problemas”, como informa el autor del proyecto a Comunicación Universidad de Salamanca.

Los factores a los que alude el estudio se basan en el marco conceptual propuesto por la OMS para el estudio de la Salud, que considera dimensiones que van más allá de la propia disciplina sanitaria, como las que se analizaron en este trabajo: factores socioeconómicos; factores relacionados con el sistema o el equipo de asistencia médica; factores relacionados con la enfermedad; factores relacionados con el tratamiento y factores relacionados con el paciente.

Método y resultados: hispanos y afroamericanos, grupos de riesgo en el abandono del tratamiento

Así el estudio, bajo el título de 'Adherencia al Tratamiento Farmacológico en Personas con Patologías Crónicas en Grupos de Población Vulnerables - Medication Adherence among Vulnerable Populations with Chronic Diseases', se empleó como muestra a 150 pacientes crónicos, procedentes de dos centros comunitarios del condado de Chatham (Georgia) y compuesto mayoritariamente por personas de ascendencia hispano-latina y afroamericana. Estos centros son los encargados de ofrecer atención primaria a las personas que no pueden acceder al sistema sanitario mediante el pago de un seguro. "El equivalente del salario del 90% de los entrevistados sería de unos 300 euros en nuestro país”, como destaca el investigador.

Mediante la realización de dos entrevistas, a los 6 y a los 9 meses de haber comenzado un nuevo régimen farmacológico, se descubrió un porcentaje de incumplimiento del 81% entre los participantes en el estudio al noveno mes. Una cifra “realmente alta si se compara con el promedio, que se sitúa en torno al 50% en los países desarrollados”, explica el doctor del Estudio salmantino. Principalmente el abandono del tratamiento se debe a un incumplimiento involuntario por olvido o por descuido, unido a factores sociales como las dificultades en el transporte o la comunicación y el apoyo social recibido, la gravedad de la enfermedad del paciente, las prácticas de monitorización empleadas fuera del entorno clínico y la falta de una estrategia para recordar la toma de la medicación. Por etnia, los hispanos y los afroamericanos son los que más riesgo tienen de incumplir con el seguimiento y la continuidad de los tratamientos.

De este modo se confirman como barreras para un correcto tratamiento ya no solo el acceso a la atención médica, sino el nivel educativo o la falta de recursos, lo que según el investigador supone que en muchos de los casos los enfermos “tengan que decidir entre adquirir el tratamiento o llegar a final de semana”, como alerta Fernández Lázaro.

El perfil predictivo del paciente en riesgo y los estudios trans-poblacionales: implicaciones prácticas del estudio

En este sentido, el propio investigador señala la importancia de realizar un análisis trans-poblacional y replicar este estudio en un país como España, “la séptima potencia sanitaria a nivel universal, que contempla ayudas sociales, financiación en la compra de los medicamentos y un acceso fácil a la asistencia sanitaria”. Así, se podría establecer una comparativa entre la sanidad estadounidense y el Sistema Nacional de Salud español, en la que se aprecie si la adherencia al tratamiento de los grupos de población vulnerables depende “de aspectos culturales o del sistema sanitario”. 

De tratarse de una cuestión sistémica, en los países con un sistema de salud universal no debería de haber una influencia tan determinante de los factores económicos y se podrían establecer una serie de observaciones, aplicables a sistemas como el estadounidense, para mejorar el acceso y la calidad de la atención sanitaria.

Por otra parte, la tesis de Fernández Lázaro ha permitido la construcción de un perfil predictivo del paciente en riesgo de incumplimiento, para ayudar a los profesionales sanitarios a identificar a dichos sujetos y proporcionarles recomendaciones, apoyo y concienciación sobre su propio estado de salud y la necesidad de medicarse.

De hecho, de forma paralela a la tesis doctoral este investigador ha diseñado una intervención clínica con el fin de paliar los factores asociados al incumplimiento del tratamiento, para mejorar de esta manera dentro de lo posible la calidad de vida de estas personas.

Comentarios