La perpetuación de roles de género en la infancia

La perpetuación de roles de género en la infancia
Disfraces de enfermera sexy para niñas de cuatro a seis años, juguetes diferenciados por género resaltando diferentes cualidades… La sociedad incide en importantes errores desde los primeros años de vida del ser humano
 

Tras la reciente polémica originada en torno a la retirada de los disfraces de carnaval de temática sexual orientados a un público infantil y femenino, resulta importante aclarar algunas de las razones que han llevado a la asociación de consumidores Facua a pedir el cese de esta distribución.

De esta forma, es necesario analizar las razones legales desde un aspecto más práctico puesto que guardan cierta relación con la perpetuación de ciertos roles establecidos, así, al mencionar esta diferencia de roles hacemos referencia a una situación de desigualdad muy patente, que sin embargo resulta poco visible.

La importancia del físico frente a la valía personal 

Los disfraces a los que aludimos mostraban a las niñas ejerciendo profesiones laborales, como la de enfermera, en poses sugerentes y con atuendos innecesariamente provocativos, dada la temática laboral a la que pretendían hacer referencia. Así, es posible relacionar estos disfraces con una continuidad de los roles de género establecidos, donde las mujeres, desde niñas, comienzan a asimilar una determinada manera de funcionar en la sociedad. Por lo tanto, resulta importante entender la existencia de estos patrones de comportamiento y las consecuencias peligrosas que pueden emanar de ellos. 

Si las niñas aprenden que la única manera de disfrazarse de enfermera o bombera pasa por vestir ropas insinuantes, acabarán asimilando que su importancia no reside en la labor que desempeñen o en su propia valía personal, sino en su físico o en la manera en la que sepan adornarlo.  Además, esta temprana sexualización lleva a un acortamiento de la infancia y a un alargamiento de la adolescencia, donde las niñas son vistas y tratadas como pequeñas adultas, perdiendo los privilegios de la infancia antes de tiempo. 

Por el contrario, esto no sucede con los niños que sí pueden encontrar disfraces, juguetes o muchos otros símbolos sociales, que les indiquen que su valía no va a estar relacionada con su físico, sino con la forma en la que desarrollen sus destrezas personales, alentándoles de esta forma a superarse, en lugar de objetivarlos desde temprana edad. 

Otros ejemplos: juguetes

Esta división temprana de roles puede verse en muchos otros ejemplos, desde las tradicionales cocinitas cuyos anuncios mostraban únicamente a niñas, o, pasando a ejemplos más actuales, las divisiones de juguetes para niños o para niñas en el conocido menú infantil, Happy Meal de McDonald’s, dónde a los pequeños se les da un juguete diferenciado en función de su sexo, estando, normalmente, relacionados los de las niñas con colores rosas y motivos dulces, y los de los niños orientados a un juego más activo y dinámico. Como se muestra en este ejemplo, en una de las cajas que también tuvo distribución en Salamanca a mediados de noviembre de 2016, se incluía un cuestionario muy diferenciado para niños y niñas.

Atendiendo a cualquiera de los ejemplos, ya sea el de los disfraces, con su evidente sexualización temprana de las niñas, o a este último resulta muy importante hacer visibles y no restarle importancia a las razones por las cuales estos ejemplos resultan polémicos.

Comentarios
Lo más