Chema Collados: "Fevesa tiene que ser lo que siempre ha sido, crítica con el poder"

Chema Collados: "Fevesa tiene que ser lo que siempre ha sido, crítica con el poder"
Adiós de quien hasta ahora ha sido, y durante los últimos ocho años, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Salamanca (Fevesa). Chema Collados anunció este jueves su dimisión del cargo en una carta en la que explicaba los motivos de la decisión. Motivos que, según Collados, obedecen única y exclusivamente a la necesidad de renovación tras una continuada responsabilidad. El ya expresidente, Chema Collados, ha concedido una entrevista a SALAMANCA24HORAS en la que repasa su trayectoria en la defensa de los intereses de los vecinos de Salamanca.

- Ocho años defendiendo los intereses de los vecinos de Salamanca.

- Desde luego que ha sido muy gratificante y satisfactorio. Primero, por la cercanía que he sentido con la gente. Segundo, por todo el entorno en sí de Fevesa con compañeros y gente que ha estado siempre dispuesta a hacer lo que hiciera falta por defender a los vecinos con honestidad y con altruismo como hemos hecho siempre.

- ¿Cuáles han sido exactamente los motivos que le han llevado a tomar la decisión de abandonar el cargo y por qué ahora?

- Estamos en un momento muy crítico. Históricamente tanto España como Salamanca no han vivido una situación como la que estamos viviendo ahora. Hay amigos que ves que se han quedado en paro y que no van a encontrar trabajo ni lo esperan. Gente que lo está pasando muy mal y que no llega a final de mes. La gente pide salir de esta situación y todo esto se junta con que tenemos unos políticos de una bajeza grandísima. Se ponen a hablar de crisis como si supieran de qué están hablando y no tienen ni puñetera idea de lo que es la crisis ni lo van a saber nunca. Mi entorno más cercano me decía que tenía que tenía que hacer algo y después de pensarlo decidí dar este paso de irme de Fevesa aunque ha sido todo para mí. Yo no quería fallar a Fevesa y no quería iniciar nada siendo presidente de Fevesa. Yo quiero ser yo, Chema Collados, que inicia un proyecto de candidatura ciudadana pero fuera de Fevesa porque Fevesa tiene que ser lo que siempre ha sido una organización crítica con el poder, con el PP, contra el PSOE o contra el que gobierne pero desde fuera. Lo más honesto para Fevesa es que yo me marchara antes de ir a ningún sitio.

- Dice que empezó como presidente de Fevesa empujado por la indignación que le provocaba la injusticia y la falta de participación en las decisiones de su ciudad... ¿Ha cambiado algo de aquello?

- Yo creo que algo hemos conseguido. De ser un movimiento vecinal que no era protagonista, después de ocho años este movimiento vecinal ha llegado a serlo. Cuando los periodistas tratáis cualquier tema, preguntáis a los partidos pero también preguntáis a Fevesa. Fevesa siempre da su opinión y la gente está esperando ver qué opina Fevesa y se ha tenido en cuenta. Lo que ha cambiado ha sido por lucha y trabajo pero desde las instituciones siguen pensando que ellos son los que mandan, los que ganan las elecciones y que no hay que escuchar al vecino.

- Incluso llega a decir que durante su labor su cara ha sido objeto de tortas. ¿Quiénes y por qué le han dado esas tortas?

- Yo soy una persona normal y corriente que, en un momento determinado, decidí dedicarme a los demás a través de la Asociación de Vecinos y hay gente que me ha criticado. Pero no la crítica por lo que tú hagas sino otro tipo de crítica. Se me ha dicho que Jesús Málaga me había colocado de asesor en la subdelegación de Gobierno. Se me ha dicho que me habían colocado en la Embajada de Portugal en España. Se me ha dicho que iba para concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Salamanca. Se me ha dicho que me estaba lucrando personalmente. Me he tenido que aguantar lo que decían de quién le ha pagado el Ford Orión rojo que tiene Chema Collados...

Nunca he cobrado nada por haber sido presidente de Fevesa. Soy una persona que desde enero me he tenido que volver a casa de mis padres porque he estado en el paro, aunque circunstancialmente ahora trabajo de taquillero y limpiando baños en unas piscinas, cosa que me parece muy digna, y que soy una persona que no tiene un duro como muchos españoles de a pie. Entonces, escuchar eso… Esos son los tortazos que me han metido pero que luego se han ido desmontando uno a otro. Lo que pasa es que no mola que haya personas que pensemos diferente y que no queramos nada a cambio. Por suerte hay muchos más como yo. Pero duele que digan esas cosas cuando son infundadas y cuando tienes una familia y unos amigos… Cualquiera que me conozca sabe que soy una persona normal y corriente aunque me confunda y tome malas decisiones. Pero nunca buscando intereses.

- Como presidente de Fevesa, ¿ha logrado todos los objetivos que se ha propuesto o ha quedado algo en el tintero?

- He logrado muchos de los objetivos que nos habíamos marcado. Pero me queda la espinita de que las nueve familias que vivían en chabolas o en infraviviendas, y que conseguimos un gran acuerdo para que no tuvieran que vivir en esa situación, tres de ella no han conseguido vivienda final aunque están bien situadas en alquiler.

- ¿Cuál ha sido la mayor satisfacción y la mayor decepción al frente de la Federación de Asociaciones de Vecinos?

- Mi mayor satisfacción ha sido el unir a gente dentro del movimiento vecinal. El sentir que estaba con cincuenta asociaciones de vecinos, con un montón de gente alrededor, que pensaban lo mismo que tú. El haber creado este grupo en Fevesa y que la gente haya confiado en nosotros. Como por ejemplo, en las manifestaciones en las que se llegaron a congregar 40.000 personas. Mi mayor decepción, si se puede considerar así, ha sido el alcalde de Salamanca. Es una persona que yo pensaba que iba a abrir la participación ciudadana pero se ha convertido en un dictador. Se echa de menos a Lanzarote. Era una persona que se le veía venir y era honesta porque te decía lo que pensaba independientemente de que tuviéramos diferencias a la hora de razonar. Iba con la verdad por delante. Este alcalde no tiene capacidad de diálogo y las cosas las hace por detrás y aparte que no se le conoce profesión ninguna y solo vive de la política y en determinados momentos se verá obligado a tomar decisiones aunque no las piense.

- Arrancó encabezando una protesta contra una catalogación de calles en el Barrio Blanco. ¿Cuáles han sido las acciones más destacadas que ha llevado a cabo Fevesa durante estos últimos ocho años? La última muy reciente retardando el proyecto del parking en Comuneros...

- Lo del parking de Comuneros ha sido precioso porque cómo personas de distinta índole y distinta visión han sido capaces de ponerse de acuerdo para la paralización del parking. Pero, sin duda, la lucha contra la subida de impuestos fue importante, luchar por unas buenas comunicaciones en Salamanca por tren también ha sido importante, acompañar al movimiento Arribes Quiere Vida para reabrir las urgencias nocturnas en los pueblos de la comarca de Vitigudino… Hemos hecho muchas cosas pero quizás sean esas las más destacadas.

- ¿Siempre ha creído en su trabajo? Es decir, ¿sabía que con las acciones llevadas a cabo desde la Federación se podían cambiar las cosas?

- Sin lugar a dudas. La acción es lo más importante. Hay que funcionar. No creo en la ilegalidad pero creo que la desobediencia es necesaria.

- Llegó a poner en jaque incluso al ex alcalde Julián Lanzarote.

- Yo y muchísima gente pusimos en jaque a Lanzarote. Cuando el telediario de Televisión Española inició la emisión con nuestras manifestaciones en Salamanca fue una pasada. Pusimos en jaque a Lanzarote porque se tomaron unas decisiones malas para los vecinos. No se puede pensar que quieres subir los impuestos un porcentaje tan alto como él quería y haya veinte millones de euros que no cobres a unos empresarios. La gente se revoluciona y dijimos que hasta aquí hemos llegado y probablemente sea una de las razones por las que no le dejaron volverse a presentar.

- ¿Le llamó para alguna reunión en privado?

- Todas las reuniones que tuvimos con Julián Lanzarote fueron públicas en medida en que quisieron que fueran públicas. Nunca me he reunido por detrás con Lanzarote sin que lo supiera la Junta Directica de Fevesa.

- Se presentó con la creencia de poder construir una Salamanca mejor. ¿Cómo estaba Salamanca entonces y cómo está ahora?

- Lamentablemente está mucho peor. Nosotros hemos puesto nuestro granito de arena y puede que Salamanca esté un poquito menos peor gracias a nosotros. Tenemos una ciudad que como escaparate está muy bien pero en cuanto entras dentro te das cuenta de cómo está. Un montón de tiendas cerradas en el centro, gente en el paro, gente que lo está pasando mal. La ciudad nunca ha querido asumir lo que es Salamanca y los potenciales de Salamanca.

- ¿Qué le falta a la ciudad?

- A la ciudad le falta tomar conciencia de un espíritu de saber que Salamanca merece la pena. Que Salamanca vale, funciona y que puede funcionar. Creo que hay que apostar por Salamanca porque es una ciudad que tiene mucho potencial pero ese potencial hay que buscarlo. Lo que no puede ser es que para uno bueno que tenemos, que es el turismo, quites los trenes a Barcelona… Lo que tendrás que hacer es potenciar eso para captar viajeros. Hay que ser atrevidos y buscar alternativas y que las instituciones agarren el toro por los cuernos fomentando el cooperativismo lejos de manos privadas que se queden el capital. A lo mejor con ese tipo de iniciativas económicas o sociales se podía tirar para adelante. Hay que intentar que la economía vaya a más de lo que tenemos, por ejemplo, intentando que inviertan aquí empresas. Hay otra manera de hacer las cosas.

- ¿Las necesidades de los vecinos han cambiado o han venido siendo las mismas durante tu estancia en la presidencia de Fevesa? ¿Qué le desea al movimiento vecinal o qué espera ahora que no está al frente?

- Al movimiento vecinal lo que le deseo es que siga con las mismas fuerzas, las mismas ganas y que no decaiga porque es imprescindible para una sociedad democrática. Que sea crítico gobierne quien gobierne pensando en los vecinos y nada más. Las necesidades de los vecinos han cambiado, lógicamente, por la nueva  situación económica. La gente lo está pasando jorobadamente mal pero el político de turno vie en su mundo y no tiene ni puñetera idea de cómo lo pasa verdaderamente la gente.

- Y ahora, ¿qué va a ser de Chema Collados? Ha descartado formar parte de partidos políticos.

- De ningún partido como tal lo descarto completamente. El hecho de marcharme no significa que yo vaya a estar de candidato de ningún sitio. Yo lo que quiero es trabajar por una candidatura honesta. Yo confío en mí y busco gente que sea como yo. Que trabaje por los demás de manera altruista y que lo que quiera es cambiar las cosas para que la gente de a pie salga adelante. Soy uno más que va a trabajar en un proyecto ciudadano. No quiero ser el candidato estrella de nada. 

- Pero, por ejemplo, Podemos no es un partido político como tal...

- Podemos no es un partido y también lo descartamos. Podemos creo que tiene que transformarse mucho y desde luego no es mi sitio.
Comentarios