Septiembre es también el mes de las colecciones de los kioscos

Septiembre es también el mes de las colecciones de los kioscos

Creados en 1974 por Hans Beck para el juguetero Horst Brandstätter, los Playmobil son unos de los muñecos más reconocibles y queridos del mundo. Las figuras Playmobil han evolucionado pero no han cambiado: su famosa sonrisa, su altura de 7,5 centímetros y sus manos son idénticas desde hace cuarenta años. Y sus accesorios se adaptan tanto a las antiguas figuras como a las nuevas. Playmobil cumplió en 2014 su 40 aniversario habiendo fabricado millones de figuras de miles de modelos distintos y no solo eso, sino que la cifra crece cada segundo.

Este año, como ha podido saber SALAMANCA24HORAS, Playmobil aterrizará próximamente en los kioscos en una magnífica colección de figuras y libros con la que divertirse jugando y aprendiendo sobre las grandes etapas, lugares y civilizaciones de la historia. Sin duda, una colección más que apta para nostálgicos y verdaderos seguidores de estos muñecos. Con la llegada del mes de septiembre este diario ha querido conocer de primera mano la situación del coleccionismo en Salamanca a pie de kiosco. ¿Siguen siendo atractivas las colecciones? ¿Qué beneficio real aportan a los kioscos? ¿Le ha ganado la partida Internet al coleccionismo tradicional?

Carros de combate, cómics, coches históricos, navajas y películas de mil y un géneros y condición se sumarán a los Playmobil desde este mes de septiembre. Con la llegada de un nuevo curso los kioscos reciben nuevos coleccionables. Playmobil, sin duda, será la de mayor atractivo. Al menos así coinciden varios de los kiosqueros encuestados por SALAMANCA24HORAS, aunque añaden que con el paso del tiempo las colecciones están empezando a perder interés salvo para los apasionados de las mismas. “Para el que le interesa siempre van a ser un éxito, pero la realidad y la experiencia nos dice que poco a poco se está perdiendo interés”.

Quizás, dos de los mayores hándicap, la irrupción de Internet en este sentido y el dinero. “Hay muchísimas páginas web que te ofrecen las colecciones completas de los kioscos sin necesidad de ir comprando números. En el caso de que se compren aquí lo que pasa es que los dos o tres primeros números salen muy baratos pero luego se encarecen a medida que va avanzando la colección. Por ejemplo, una que he tenido empezó por menos de cinco euros y acabó por treinta”, aseguraba otro kiosquero. “Solo servimos de escaparates para las editoriales. Lo tienen todo montado para que la gente vea las colecciones, se suscriban a las revistas o a lo que sea y luego llaman a las casas para ofrecer la colección de tal manera que sea más rentable comprársela a ellas que a los kioscos”, se quejaba otro.

Comentarios
Lo más