La música de Ojos de Brujo, en la Plaza Mayor

La música de Ojos de Brujo, en la Plaza Mayor

"No vengo de una familia especialmente musical, pero según me contaban, desde pequeña era una de mis pasiones", afirma Marinah, quien recuerda que "a los ocho o nueve años, cuando me bajaba la musa, en cualquier bar o restaurante, me ponía de pie y cantaba. También recuerdo los playbacks en el espejo, a veces sola y otras con amigas. El primer vinilo de Alaska y los Pegamoides, Radio Futura, El Último de la Fila".

El flamenco llegó a ella por su madre. "En casa se ponía un cassette de Manolo Caracol o Lole y Manuel y después uno de Los Beatles, de Lou Red o de Jimmy Hendrix. En el coche solía poner a Camarón, Triana, Peret, Los Chunguitos, Los Chichos … En casa de mi padre me encantaba escuchar el vinilo de Bola de Nieve, el de Pablo Milanés y el de Fania All Star y así crecí".

A los 17 empezó a combinar el estudio de sus mayores pasiones: la música, la moda y las artes gráficas y visuales. "También entró en mi vida el punk, el rock & roll y el hardcore más alternativo. Desde ese contexto de movimientos sociales, disfruté maquetando fancines, carteles, portadas, montando expos, también trabajé durante unos años en una cooperativa de mujeres donde reciclábamos, transformábamos y serigrafiábamos ropa. Y todos los veranos iba a Formentera a buscarme la vida, de camarera, vendiendo la ropa que habíamos hecho o cantando por las terrazas de turistas",

Allí en Formentera fue donde conoció a Max, a Juanlu y a Dani, con los que después comenzaría la aventura de Ojos de Brujo. "He tenido la suerte de cantar con gran cantidad de artistas a los que admiro: Peret, Martirio, Pepe Habichuela, Belén Maya, Asian Dub Foundation, Daara J, Nitin Sawhney, Los Van Van, Orishas, Miguel Campello, Bebe, Manolo García, Muchachito, Vinicio Capossela, etcétera".

Comentarios
Lo más