25 años del instituto Francisco Salinas: “Instruimos en conocimientos y formamos en actitudes”

25 años del instituto Francisco Salinas: “Instruimos en conocimientos y formamos en actitudes”

¿FUISTE AL INSTITUTO FRANCISCO SALINAS? BÚSCATE ENTRE LAS FOTOS DE TODOS SUS ALUMNOS DURANTE ESTOS 25 AÑOS

Al noroeste de Salamanca, enclavado en el barrio más populoso de la ciudad conocido con el nombre de Garrido, se ubica el Instituto Francisco Salinas. Un centro educativo que este 2014 cumple 25 años al servicio de la enseñanza con dos claros objetivos: instruir y formar. Y así ha sido siempre “tratando de llevar a cabo una buena labor en la educación de nuestros alumnos y alumnas”, como indican desde el instituto que tomó nombre del afamado músico que fuera catedrático en la Universidad de Salamanca durante más de veinte años. “En el Francisco Salinas instruimos en conocimientos, alimentando y desarrollando la inteligencia del alumno. Por otro lado, formamos en la voluntad y las actitudes para que nuestros chicos y chicas sean mañana personas maduras capaces de ser felices y de aportar provecho a la sociedad”, aseguran añadiendo “que debemos estar convencidos de que nuestros alumnos también esperan conseguir estos mismos objetivos”.

El Instituto Francisco Salinas de Salamanca es un centro público de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Ciclos Formativos que depende de la Junta de Castilla y León. Comenzó su andadura en el curso 1991-92 y actualmente acoge a un total de 550 alumnos repartidos en 26 grupos, de los que dos de ellos son de Diversificación Curricular y cuatro de Formación Profesional con edades comprendidas entre los 12 y 18 años. Las enseñanzas las imparten 64 profesores que componen la plantilla docente del centro. Agustín Bóveda es el actual director. Aún recuerda como si fuera ayer su primera experiencia en el centro. “Accedí trabajando en el equipo de orientación del instituto. La dirección no estaba entre mis planes, pero la dimisión del anterior director me motivó a presentar una candidatura aunque tuve algunas dudas. Mi primer año fue bastante difícil porque hubo que tomar decisiones que implicaron muchos cambios que no fueron fáciles. He tenido cuestiones y retos que me había planteado mejorar y que con el tiempo fueron encontrando algunos cauces. Sin embargo, con la llegada de la crisis, nos hemos tenido que ir adaptando”.

Este instituto vino a dar solución a la falta de plazas escolares en el barrio de Garrido. Sus habitantes estaban atendidos, en relación con la enseñanza media, solo por el Instituto de Bachillerato Mateo Hernández. Así, en 1989, por necesidades de espacio, se habilitaron unas aulas en el antiguo colegio de la calle Juan de Garay. En el curso siguiente se independizaría del Mateo Hernández creando lo que sería el Instituto Mixto número 7, actual Francisco Salinas, mientras se construía un edificio nuevo y más grande en la ladera de una colina próxima en una zona sin urbanizar donde comenzaron los primeros cursos del centro para primero y segundo de BUP. Además ese mismo curso, en 1990, se crearía la conocida hoy como Asociación de madres y Padres de Alumnos. Poco a poco fue aumentando el número de alumnos, albergando a más de quinientos estudiantes de BUP y COU. Se siguieron viviendo cambios significativos, como la implantación de la jornada única o la implantación de la LOGSE. También a nivel de infraestructura, viendo finalizado el tan anhelado pabellón cubierto para la práctica deportiva en junio de 2009.

Agustín Bóveda recuerda cómo los alrededores del centro estaban sin urbanizar y durante años el acceso al mismo era una aventura. Sobre todo cuando en los meses de invierno llovía y aquello se convertía en un lodazal. Como principales  hitos destacables del centro cabe destacar la incorporación de la Formación Profesional. En relación a esto comenzó la implantación de grado medio en Comunicación, imagen y sonido aunque a última hora lo derivaron a otro instituto. Entonces fue cuando se solicitó la incorporación de otras enseñanzas estudiándose en la actualidad el grado superior en Industrias Alimentarias. Otro hito importante fue la incorporación de la Educación Secundaria Obligatoria “superando los 725 alumnos”. Por otra parte, el centro participa en varios proyectos europeos y actualmente se encuentra en situación de pedir el Bachillerato de la investigación-excelencia en idiomas. Ello enmarcado dentro del programa British al que pertenece el Francisco Salinas. Dicho programa permite el impartir asignaturas en inglés.

El futuro del Francisco Salinas

Agustín Bóveda, actual director, asegura atreverse a hablar sobre el futuro de este centro educativo. “Si pudiera soñar me gustaría ver un centro casi sin gasto energético, con las aulas habilitadas para el consumo de energía natural compuestas de doble ventana, paneles solares y sin corrientes. Un salón de actos para nuestros eventos y actuaciones. Que todas las aulas tuvieran pantalla digital y un cañón fijo. También, introducir mejoras en el aula de Tecnología y aumentar la seguridad en el acceso al recinto escolar”. En suma, “me gustaría contemplar la instalación de una pantalla que informara en el hall de todos los acontecimientos, eventos y modificaciones que se produzcan en el día. Un profesorado menos cansado de tantas reformas y un bachillerato de la investigación-excelencia en idiomas, en el que nuestros alumnos a la vez que terminan el bachillerato obtengan el B2 sin que tengan problema alguno en recibir las clases de la universidad en inglés. Por último, me gustaría que toda esa juventud que hay en el alfoz tuviera la oportunidad de seguir sus estudios en el Salinas”.

 

Comentarios
Lo más