El fiscal rebaja a diez años y medio la pena para 'El Rubio'

El fiscal rebaja a diez años y medio la pena para 'El Rubio'

El juicio contra A.G.C. y su presunta banda ha finalizado este jueves después de la declaración de los agentes que participaron en el seguimiento y posterior detención de los acusados que por segundo día se sentaban en el banquillo. A pesar de que la Audiencia Provincial había marcado cinco vistas, solo han sido necesarias dos debido a la confesión de los acusados en la primera jornada y la conformidad de los abogados defensores ante la petición del Ministerio Fiscal, que ha rebajado las inicialmente previstas.

De esta manera, el total de las penas pedidas llegan a los 43 años y ocho meses de prisión en vez de los 120 que se pedían inicialmente. En el caso de A.G.C. 'El Rubio', esta acumula diez años y medio por tres delitos después de que el fiscal considerara que debía quedar absuelto por el blanqueo de capitales. De esta manera, a falta de confirmación por parte del Tribunal, tendrá que cumplir seis años y medio de prisión por tráfico de drogas, tres por atentado a la autoridad y uno por un delito de daños de bien público, rebajados todos por los atenuantes de confesión y de drogadicción que alegó en la primera jornada y de la que actualmente se está tratando. Deberá, asimismo, hacer frente al pago de una multa superior a los 90.000 euros. 

Los otros dos acusados también procedentes de prisión, E.B.C. y C.E.G.A., deberán cumplir penas de seis años y medio y seis años respectivamente en prisión según la petición del Ministerio Fiscal, ambos por tráfico de drogas, después de que se haya retirado la acusación por tenencia ilícita de armas. En el segundo caso, eso sí, deberá cumplir en España algo más de tres años de prisión, los que ya lleva de manera provisional, con la sustitución del resto de la pena por su expulsión del país y la imposibilidad de volver en seis años. 

A M.M.M.B., mujer de E.B.C., también se la he pedido dos años y once meses de prisión al considerar probada su participación en varias entregas de droga durante los meses desde abril hasta julio, aunque también se le ha exculpado de la tenencia ilícita de armas por el que se pedían dos años inicialmente. 

En el caso de los hombres que operaban en el aeropuerto, J.F.F.A. y M.A.H.M., las penas de prisión llegan hasta los tres años por tráfico de drogas al operar con las maletas sin pasajero que llegaban desde Venezuela para su posterior entrega a E.G.C. y, en el segundo de los casos, se le suma otra pena de tres meses de prisión por tenencia ilícita de armas al encontrarle una escopeta en el registro de su casa, aunque él alegara que se trataba de un regalo que nunca había sido utilizado. 

El resto de acusados se enfrentan a penas que no superan los dos años por diferentes causas. E.G.R., C.X.S.A., L.M.L., J.M.B.B., S.R.M. y A.H.C., según la petición del Ministerio Fiscal y conformidad de sus abogados, tendrán una prisión de un año y once meses de prisión por tráfico de drogas y blanqueo de capitales, según el caso. Precisamente, a E.G.R., hijo del presunto cabecilla de la trama, A.G.C., se le ha retirado también la acusación por blanqueo de capitales mientras que a C.X.S.A., su pareja, la de blanqueo de capitales. 

Todas estas peticiones suponen una rebaja sustancial de lo pedido inicialmente por el fiscal que llegaba hasta los 24 años para A.G.C., los 18 para .E.B.C., los 14 para E.G.R. y C.X.S.A., los 12 para M.M.M.B., los 10 para J.M.B.B., los 9 para L.M.L. y C.E.G.A., los 8 años y nueve meses para M.A.H.M., los 8 para J.F.F.A., los 5 para A.H.C., y los 4 para S.R.M.

La rebaja viene dada por los atenuantes por la confesión de los acusados, así como por la drogadicción acreditada de algunos de ellos de la que se están tratando en la actualidad. En el caso de A.G.C. y E.B.C. existe, asimismo, un agravente por la reiteración de actos delictivos. Además de las penas se procederá al decomiso de varios objetos y la droga incautada, aunque en algunos casos le serán devueltos por no estar involucrados en los hechos juzgados. 

Jornada del jueves

El jueves fue el turno para los testigos, los agentes que participaron en el seguimiento y posterior detención de todos los acusados. Todos corroboraron lo expuesto el día antes por los propios detenidos con mínimas excepciones. Quedaron acreditadas, de esta manera, las reuniones entre varios de los acusados en la calle Mayor de Chamberí, así como en restaurantes de la provincia y de Ávila en la que se trataban los temas de entrega de droga que se realizarían posteriormente tras varios viajes a Madrid. 

A pesar de que en la primera sesión, eso sí, E.B.C. aseguró que solo él tenía la lleva del trastero encontrado en Alcalá de Henares, el agente que detuvo a la mujer de este, M.M.M.B., aseguró que también tenía llave y que "se quedó blanca" cuando le vio llegando con dinero, un portátil y una tarjeta con la que se identificaban las maletas que llegaban desde Venezuela.

Detención de A.G.C.

En la vista también declararon los agentes de la Unidad Especial de Intervención, que contaron cómo se produjo la detención del presunto cabecilla. Así, después del seguimiento realizada hasta la entrega de la droga en Carbajosa, se inició el operativo. Cuando entró A.G.C. en su coche junto con L.M.L., que actuaba de copiloto, en la calle Vilar Formoso, un coche pesado de la Guardia Civil le paró el paso, saliendo otros dos vehículos oficiales por la parte de atrás para que quedara encerrado. 

Ante la advertencia de que se trataba de la Guardia Civil, intentó dar marcha atrás, según lo declarado por los agentes, hasta golpear en los vehículos que taponaban la salida. Acto seguido, al ver que por allí no encontraba salida, aceleró para intentar escapar por un recoveco por la parte delantera del vehículo pesado, dañando a este. En este intento de huida, dos agentes tuvieron que apartarse mediante un salto para no ser atropellados y, sin embargo, uno de ellos consiguió disparar a la rueda del vehículo para que A.G.C. perdiera el control de su vehículo y chocara contra una farola.

Acto seguido se produjo a la detención de los dos integrantes del vehículo mientras otro agente disparaba a otra rueda del coche para evitar cualquier huida. Tras su detención y el posterior registro al coche, en el que hallaron en el asiento del piloto los dos kilogramos de cocaína que le había dado anteriormente E.B.C., se produjo la detención de este, que se encontraba en casa de su sobrino, J.M.B.B., que también fue arrestado. Tras esto, y según el seguimiento realizado los meses anteriores, se inició el resto del operativo para detener a los demás acusados y proceder al registro de sus bienes inmuebles. 

Jornada del lunes

El juicio contra A.G.C. 'El Rubio' y otros once acusados en la misma trama ha dado comienzo este lunes en la Audiencia Provincial con la declaración de todos ellos, que admitieron los hechos que se les imputan. El Ministerio Fiscal pide para ellos penas de entre 4 y 24 años, siendo esta última la pedida para A.G.C. por delitos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales, atentado contra la autoridad y daños en bienes públicos.

Precisamente fue él el que comenzó la ronda de declaraciones, admitiendo todo lo preguntando por el fiscal. De esta manera, se clarificó que en abril de 2013 negociaba con M.M.M.B., mujer de E.B.C., principal lugarteniente de A.G.C. y en aquel momento en prisión. Así, fue ella, a la que se le piden doce años, la que le suministró cocaína en este mes en la rotonda del E.Leclerc después de traerla de Getafe, y la que se reunió con 'El Rubio' en un mesón del alfoz salmantino para tratar más suministros. 

Ella hizo, de hecho, la labor que habitualmente hacía E.B.C., principal suministrador de droga de A.G.C. y que retomó después de salir de prisión a principios de junio. A partir de entonces fue él el que se desplazaba a Madrid a por la droga que llegaba desde Venezuela en maletas sin pasajero a través de contactos que tenía en el aeropuerto. De hecho, después de unas reuniones que tenían lugar en la calle Mayor de Chamberí habitualmente, fue cuando llegó el momento de la detención el 29 de julio.

Después de una entrega de cocaína de dos kilogramos realizada a A.G.C., que viajaba en el coche con L.M.L., en Carbajosa de la Sagrada, por la que recibió el dinero oportuno, se inició la persecución que dio con la detención de 'El Rubio', primero, y con los registros y demás detenciones posteriormente. En esta huida, según afirmó el acusado, se encontró con un control de la Guardia Civil que quiso esquivar, golpeando a vehículos del Cuerpo y haciéndose retirar a agentes que se encontraban en su camino. Finalmente, perdió el control del vehículo y acabó impactando contra una farola, momento que aprovecharon los agentes para detenerle. 

'El Rubio', eso sí, alegó que en 2013 consumía habitualmente cocaína y heroína, algo que llevaba realizando durante más de quince años. Esto lo corroboró su pareja sentimental, C.X.S.A., también acusada, que llegó a afirmar que "era horrible verlo a veces" o que "había veces que no era persona". En la actualidad, según ambos, se encuentra tratándose con una "voluntad irreversible" de dejarlo. 

E.B.C., el intermediario

Según se declaró durante la primera vista del juicio, era el principal lugarteniente de A.G.C. el que trataba con las diferentes partes, recogiendo la droga en Madrid a través de sus contactos para dársela a 'El Rubio'. De esta manera, él, a través de un teléfono móvil, se ponía en contacto con C.E.G.A y J.F.F.A. para conseguir la maleta sin pasajero repleta de cocaína, que en más de una ocasión fue interceptada por la Guardia Civil. 

Este último, que aseguró no conocer a A.G.C. y tratarlo todo con E.B.C. fue un trabajador del aeropuerto de Barajas que ya no se encontraba en el lugar en los hechos correspondientes a 2013 que se juzgan. Sin embargo, según declaró, todavía tenía contactos en Barajas. Fue así como contactó con M.A.H.M., que sí se encontraba en el aeropuerto con la función de recoger las maletas extraviadas. Fue así como consiguió sacar al menos una maleta que le fue entregada a J.F.F.A. para que, a su vez, se la diera a E.B.C.

Todos ellos cobraban por su labor del que se supone siguiente eslabón. De hecho, al trabajador de Barajas le fue incautado en un registro posterior parte de este dinero, en torno a los 40.000 euros. En el registro a J.F.F.A., además, le encontraron documentación para evitar problemas al pasar la droga por Barajas y justificaciones de pérdidas de maletas. 

Además, el trastero que fue encontrado en Alcalá de Henares con diferente tipo de droga y dinero, afirmó, es únicamente suyo y solo él tiene la llave. Sin embargo, su mujer, M.M.M.B. fue detenida llevando más de once mil euros a este trastero. Ambos, eso sí, también admitieron consumo de droga habitual y en el caso de la mujer, además, imposibilidad de trabajar por una enfermedad degenerativa. 

Resto de acusados

Todos admitieron los hechos imputados, si bien aclararon ciertos asuntos. E.G.R., hijo de A.G.C., por ejemplo, aseguró que él hacía lo que le decía su padre y que su labor se basaba, prácticamente, en vigilancia para que no aparecieran las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a pesar de haber estado en ciertas reuniones con su padre, el principal lugarteniente y, en ocasiones, también con L.M.L, de un clan vallisoletano, o A.H.C. ´Gabi´, aunque en estas se mantenía al margen y apenas se enteraba de lo hablado. Fue detenido el 29 de julio en su casa. 

Su pareja, S.H.M, solo está acusada de un delito de blanqueo de capitales por tener a su nombre coches que, presuntamente, eran utilizados por A.G.C. Ella dijo desconocer quién los compraba y utilizaba y solo admitió que se encontraban en la puerta de casa de ´El Rubio´. Además, afirmó que no conocía la procedencia del dinero, ni que podría llegar de actuaciones delictivas. 

El propio L.M.L. aseguró que colaboraba en lo que pudiera en las operaciones y que acudía con asiduidad a las reuniones en la calle Mayor de Chamberí. De hecho, iba en el coche con A.G.C. ´El Rubio´ en el momento de la detención, aunque afirmó no recordar lo que sucedió aquel día.

Otro de los detenidos el 29 de julio, J.M.B.B., sobrino de E.B.C., declaró que no participaba en las dichas reuniones y que solo contactaba con su tío en actos familiares. De hecho, en el registro domiciliario que se le hizo y en el que se encontraron droga y dinero, aseguró que no conocía que fueran sustancias prohibidas y que simplemente se lo guardaba a su tío porque se lo pidió. Sobre el dinero, además, afirma que está comprobado que lo ganó limpiamente a través de unas ventas de un remolque y una bicicleta y que siempre ha trabajado. 

A la pareja de ´El Rubio´ también se le imputa un delito de blanqueo de capitales por otros coches que aparecían a su nombre y que posteriormente fueron transferidos. Ella reconoció estos turismos y comentó que no sabía de su procedencia ni que A.G.C. se dedicara al tráfico de drogas, aunque sí imaginaba que podía llegar de algo ílicito. 

Por último, L.H.C. ´Gabi´ era quien probaba la cocaína para conocer su pureza y que acompañaba a A.G.C. o su lugarteniente, E.B.C. a hacerlo, independientemente de que fuera en Salamanca o Madrid. Este “severo consumo” que tenía entonces después de 30 años consumiendo droga, lo intenta parar ahora con un tratamiento en Cruz Roja, en el que lleva dos años, desde después de su detención el 20 de agosto de 2013. 

 

Comentarios
Lo más