El pozo de la antigua noria de Toldanos, el pozo de la discordia

El pozo de la antigua noria de Toldanos, el pozo de la discordia

Hasta los juzgados ha tenido que ir la Sociedad de la Noria del Cubillo para denunciar la situación que viven con un pozo de la localidad de Toldanos, construido en 1944 por los vecinos de la localidad para dar riego a las fincas de todos los regantes y que, sin embargo, un particular se ha empeñado en hacer suyo, hasta el punto de que ha vallado todo el recino e impide el acceso de todos sus posibles beneficiarios.

La Sociedad de la Noria del Cubillo se constituyó en 1910 por vecinos del pueblo de Torneros del Bernesga y su fin era conseguir algo vital para todos: construir un pozo para el riego mediante la utilización de una noria. En 1944, ante la demanda de los regantes se decidió ejecutar la obra y se hizo en un terreno propiedad del pueblo y en el que había un muladar. La histórica inauguración se produjo en 1947.

El sistema de extracción de agua se realizó originariamente con una noria y no fue hasta 1956 que comenzó a utilizarse bombas de riego acopladas a motores de explosión, por lo que la maquinaria de la noria quedó en desuso pero permanece en el mismo lugar, extrayéndose el agua con motores, según explican desde la asociación, con documentos que demuestran todo lo expuesto y que han adjuntado a la denuncia judicial presentada.

El origen de los problemas

Sin embargo, el conflicto comenzó cuando en 1974, el padre de vecino ahora demandado, compró una finca colindante, rústica, y construyó una vivienda. "A partir de ese momento, comienza a poner todo tipo de impedimentos a los regantes. Les para los motores porque hacen mucho ruido, les cierra la llave del agua con el consiguiente peligro de quemarse ya que la refrigeración era por agua, e incluso en una ocasión, un vecino que estaba regando observó que el agua salía roja, como consecuencia de algún colorante que se había vertido al pozo", explica la asociación demandante. Poco después se le autorizó a poner una tapa en el pozo, "alegando que su hijo podría caerse", pero estaba obligado a dejar una trampilla para poder seguir regando.

Sin embargo, en 2012 este vecino cegó el pozo y la tapa que tenía el mismo la traslada a una finca de su suegra, lo que la asociación denunció ante la Guardia Civil cuya denuncia fue remitida al Juzgado de Guardia. A partir de ese momento "iniciamos los trámites para presentar la demanda", la cual ha quedado vista para sentencia esta semana en el Juzgado nº 2 de León. Para más inri, en la actualidad ha cerrado completamente el recinto donde se ubicaba el pozo.

"Ante tamaña tropelía los vecinos del pueblo estamos dispuestos a luchar para recuperar el uso del pozo, ya que se da la circunstancia, que ante la crisis económica, algunos socios de la noria se ha visto obligados a cultivar las fincas que se regaban desde el citado pozo", defienden los perjudicados.

Comentarios
Lo más