UGT también convoca dos días de huelga en Correos en la víspera de Navidad

UGT también convoca dos días de huelga en Correos en la víspera de Navidad

El Sector Postal de la Federación de Servicios Públicos de la Unión General de Trabajadores (UGT) ha convocado dos jornadas de huelga en la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos. Los paros generales de los días 22 y 23 de diciembre afectarán a todas las actividades desempeñadas por los empleados de la sociedad estatal. UGT ha emplazado a CCOO a sumarse a esta convocatoria y reforzar, así, la unidad de acción para lograr una mejor defensa de los derechos de los trabajadores. 

UGT convoca estos dos días de huelga ante la posición de la dirección de la empresa que, ante la negociación del Convenio Colectivo, se ha limitado a presentar recortes de empleo, recortes salariales y otras medidas que abundan en la pérdida de derechos laborales. El sindicato ha subrayado la necesidad de crear comisiones estatales y de zona para negociar los reajustes y reducciones de plantillas que, actualmente, Correos está ejecutando de forma unilateral. 

Esta jornada se suman a la ya convocada por otros sindicatos. Comisiones Obreras (CCOO), la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSI-F) y Sindicato Libre han convocado una huelga general en Correos el próximo 27 de noviembre y una manifestación en Madrid como respuesta a los recortes salariales, la supresión de 8.000 puestos en tres años y las nuevas propuestas que está planteando la empresa en la negociación del convenio. Antes de la huelga de 24 horas del 27 de noviembre habrá movilizaciones que se desarrollarán entre el 12 y el 18 de noviembre.

Según CCOO, estas propuestas suponen “una clara agresión a los derechos de los trabajadores en cuanto que pretenden flexibilizar, desregular, reducir la plantilla y la contratación”. Además, denuncia que dicha propuesta podría suponer la pérdida de 14.000 puestos de trabajo en los próximos cinco años, tasa de reposición cero, aumento de los contratos a tiempo parcial y en prácticas, una devaluación del empleo y un ataque al servicio público prestado por Correos.

En esta línea, sostiene que “la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), blandiendo la excusa de la crisis y de la caída de la actividad, ha llevado a cabo una política de ajustes sin precedentes en la historia de la empresa que ha dejado mermada la plantilla, los centros de reparto, de clasificación y de atención al cliente, provocando retrasos y acumulación de miles de envíos de cartas ordinarias, certificadas, notificaciones, paquetes y dejando a miles de ciudadanos en toda España sin correspondencia diaria, un claro incumplimiento a la calidad del servicio público”.

Por su parte, CSI-F insiste en que los trabajadores de Correos necesitan un convenio laboral y un acuerdo general, que se está negociando, que ofrezca unas mejoras salariales y unas condiciones de empleo dignas, y que respete los derechos de los empleados, explica la responsable autonómica de Correos de CSI-F en Castilla y León, María José Verdugo. Las previsiones son aún más alarmantes, ya que hasta 2017 pueden desaparecer otros 800 empleos, es decir, un 30% de la plantilla actual de Castilla y León, que actualmente está en unos 2.730 trabajadores. Es más, la pérdida de puestos en el conjunto de España puede ascender a más de 14.000 empleos en los próximos cinco años, ya que se aplica la tasa de reposición cero.

El sindicato independiente denuncia las nuevas propuestas presentadas por la empresa, “que suponen una clara agresión a los intereses de los trabajadores, mediante reducción de sus derechos en los próximos años, o el aumento de los contratos a tiempo parcial y en prácticas, con detrimento social y laboral, pérdida de calidad del empleo y, sobre todo, con un claro ataque al servicio público postal”. CSI-F considera que la movilización convocada es “proporcional a la agresión sufrida”, por lo que pide la partición masiva de los trabajadores en las próximas movilizaciones, en las que se expresarán “un rechazo contundente a unos recortes inasumibles”.

La plantilla de 180 empleados actuales de Correos en la provincia de Ávila (con 120 carteros rurales) podrían perder unos 60 puestos en los próximos tres años; los 400 empleados de Burgos (100 carteros rurales), pueden perder unos 120; los 530 trabajadores de León (80 carteros), podría reducirse en 160 plazas menos; los 190 puestos de Palencia (60 carteros), pueden reducirse en unos 55 menos; los 315 puestos de Salamanca (110 carteros), en 90 menos; los 165 de Segovia (75 carteros), en 50 menos; los 145 de Soria (50 carteros), en 45 menos; los 620 de Valladolid (115 carteros), en unos 185 menos; y los 190 de Zamora (70 carteros), en 55 puestos menos. En definitiva, la actual plantilla de Correos de unos 2.750 trabajadores, en la Comunidad, con unos 775 carteros rurales, puede perder más de 820 trabajadores en los próximos tres años, en 2017.

 

Comentarios
Lo más