Asaja presenta alegaciones por la modificación de la Ley de Prevención Ambiental

Asaja presenta alegaciones por la modificación de la Ley de Prevención Ambiental
La organización agraria valora la simplificación de trámites de la Junta pero alerta de que supone aumentar las trabas al ganadero

Asaja-Salamanca presentará alegaciones ante la pretensión de la Junta de modificar la Ley de Prevención Ambiental de Castilla y León que establece los procedimientos de control medioambientales previos a la legalización de las actividades ganaderas para aquellas explotaciones que se pretendan ubicar en la región y, concretamente, el punto sujeto a alegatos es el anexo III del Texto Refundido de citada Ley.

El motivo por el que la organización tomará cartas en el asunto es debido a que Salamanca es una de las provincias de mayor actividad ganadera en la Comunidad y la modificación, denuncian, “supone condicionar y aumentar las trabas que ya obstaculizan al sector y, sobre todo, para la puesta en marcha de la actividad”. En este sentido, los tres puntos clave que pretende modificar la Junta afectan, en primer lugar, a las distancias entre las explotaciones ganaderas y otros elementos del entorno como los cascos urbanos. En segundo lugar, al abastecimiento del agua, salubridad y protección de las aguas superficiales y subterráneas y, en tercer lugar, al plan de gestión de estiércoles. 

Por una parte y respecto a las distancias con los cascos urbanos, Asaja considera que son excesivas puesto que las instalaciones de ganaderías en extensivo, por ejemplo, son lugar acondicionados abiertos y que se utilizan de manera puntual para el manejo del ganado, por tanto, se debe exceptuar este cumplimiento de distancias; lo mismo ocurre en cuanto a la lejanía de los puntos de desecho para llevar a cabo el plan de gestión de estiércol tan pormenorizado ante esta modificación. Respecto al tema del agua, salubridad y protección, se debe tener en cuenta el importante desembolso que va a suponer para el ganadero pues tendrá que contar en sus instalaciones, entre otros elementos, contadores para un consumo de agua poco relevante y soleras impermeables en todos las instalaciones donde se aloje ganado; éstas últimas incluso contraproducentes para cierto tipo de animales donde las camas de paja sobre suelo natural es más aconsejable.

Uno de los puntos más importantes en los que Asaja-Salamanca se posiciona en contra es la obligación de disponer de un sistema alternativo para el desecho del estiércol siempre que en el término municipal exista una gran concentración de nitrógeno (procedente de la basura de animales considerado como factor agroambiental). Además, las restricciones aumentan en el diseño y ubicación de estercoleros y balsas de purines.

Por otra parte, Asaja-Salamanca se opone a que las ordenanzas municipales puedan modificar de manera más restrictiva aun las condiciones de este futuro decreto, pues en determinadas poblaciones pequeñas existen intereses para la concesión de licencias ambientales.

 

Comentarios
Lo más