“Hay que acabar con el caciquismo instaurado en Salamanca”

“Hay que acabar con el caciquismo instaurado en Salamanca”

Estefanía Rodero lidera la lista de candidatura a la Secretaría General de Podemos en Salamanca. Bajo el nombre de Salamanca Decide, la compone un equipo de gran bagaje en los movimientos sociales salmantinos y con un incuestionable peso profesional y municipal como ellos mismos definen. Lucha por la búsqueda de consolidar una organización fuerte, estable y con gran fuerza comunicativa al servicio de la ciudad. Los objetivos que se marca Estefanía Rodero tienen que ver con el trabajo a favor de la vida digna de las personas poniendo el desempleo, la precariedad y la exclusión social como temas prioritarios en la agenda política. Así como la denuncia del desmantelamiento de los servicios públicos “y su relación con el clientelismo y las bolsas de corrupción de nuestra ciudad”. Además, propone también recuperar la cultura como eje de transformación social de los barrios salmantinos.

- ¿Cómo y por qué decidiste entrar a formar parte de Podemos?
- Entré a formar parte de Podemos en el mes de junio. Yo vengo, sobre todo, de una trayectoria de asociacionismo y movimientos sociales. Es la necesidad de un compromiso mayor. Nunca había militado en político y es acercarme primero a un movimiento que es asambleario, donde cualquiera puede hablar y toma de la palabra, y me interesé también por su apuesta de participación de las mujeres.

- Además, dentro de la formación, has decidido dar un paso más y presentarte a la Secretaría General en Salamanca…
- Estamos en mitad de un proceso de primarias. Uno se presenta y es el círculo el que le avala. Hemos creado un equipo. En este caso, el equipo de Salamanca Decide que son 16 personas junto a mí en función de un documento político organizativo y una manera de entender lo que Podemos tiene que hacer en Salamanca.

- ¿Y qué es lo que Podemos tiene que hacer en Salamanca?
- Primero ser una organización seria y estable. Nuestra función ahora es trabajar muy fuerte para mantener una imagen absoluta de credibilidad en la ciudad porque somos alternativa de gobierno y es así. Por otro lado, ser un canal abierto para la ciudadanía. Trabajar por el tema del desempleo, la despoblación masiva que hay en Salamanca y la precariedad. Son tres áreas de trabajo que van a ser centrales.

- Más que próximas las elecciones municipales. Habéis decidido no concurrir a estos comicios. Sin embargo, formaciones más nuevas que vosotros, como Ganemos, sí presentará candidatura…
- En la asamblea estatal Podemos ha decidido no presentarse en todo el estado en su propio nombre por temas de responsabilidad y seriedad hacia la gente. Lo que se ha decidido es apoyar a agrupaciones electorales. Es decir, que sea la propia ciudadanía la que se organice. En el tema de ganemos, en el caso de mi candidatura, respetamos a Ganemos y nos gustaría ir hacia una confluencia siempre y cuando se cumplan los criterios que propone Podemos a nivel nacional. No queremos dividir el voto en la ciudad, no vamos a crear nunca una agrupación electoral que compita porque tenemos el objetivo común de echar al bipartidismo de la ciudad. Eso es lo fundamental.

- Entonces, ¿apoyaréis a Ganemos en estas elecciones? ¿Y a Izquierda Unida? En alguna ocasión han manifestado desde esta formación que Podemos e IU estaban condenados a entenderse…
- Es posible. Ganemos es una agrupación electoral formada por personas y no por partidos. Una coalición de partidos, por ejemplo, Podemos nunca la apoyaría. A nivel municipal solo apoyamos a agrupaciones electorales y nunca ensaladas de siglas y ensaladas de partidos.

- Si Podemos llegara al poder, ¿qué es lo primero que cambiaría? ¿Cuál sería su prioridad a la hora de Gobernar? ¿Qué políticas propondría?
- Lo fundamental es romper con el bipartidismo. Se está viendo que se tapan las vergüenzas. El régimen está corrupto. Si levantamos las alfombras del 78 huele mal y lo primordial es generar una renovación absoluta para generar un proceso constituyente. Una vez cambiando eso podemos empezar a establecer nuevas relaciones económicas y cambios que pongan en el centro a la ciudadanía. Lo fundamental es que se vayan. Lo primero que va a hacer es poner a la gente por delante de los bancos. La auditoría de la deuda, por ejemplo, el decir qué dinero es deuda legítima y qué dinero no lo es. Por otro lado, volver a recuperar los servicios públicos sociales como la vivienda, la educación o la sanidad.

- ¿En el caso de Salamanca?
- En Salamanca está instaurado el caciquismo. Las cosas hay que decirlas como son. Hay intereses familiares, empresas, partidos, contratos a dedos que es necesario denunciar, visibilizar y acabar con ello de raíz. Hay un tema importante a nivel municipal como es el acabar con las privatizaciones. Por ejemplo, con el tema del servicio de aguas que está en solfa por el caso de corrupción que ha destapado sobre el PP El País. Esas privatizaciones han sido un error, para beneficiar a los amigos. Hay que volver a hacer público los grandes contratos de los servicios de los ayuntamientos.

- Cuáles son, a tu juicio, los mayores problemas de la ciudad y la provincia ahora mismo…
- El tema más grave es el desempleo y el exilio forzado de los jóvenes. Eso hace que tengamos una población cada vez más mayor y que los cambios sean más difíciles por esa dinámica.

- ¿Qué propones para darles solución?
- El empleo a nivel local ha de venir marcado por políticas vinculadas a la economía social y solidaria. Se puede hacer de modo relativamente sencillo aplicando microcréditos, cesión de espacios para utilización de autónomos, rebajar impuestos a emprendedores… Hay propuestas factibles.

- ¿Qué le tienes que decir a esa gente que piensa que vuestro programa no hay por dónde cogerlo y que ninguna de vuestras propuestas podría llevarse a cabo?
- Nadie le pregunta al PP ni al PSOE ni a ningún otro partido qué programa van a llevar a las próximas elecciones generales. Solo nos lo preguntan a nosotros. Primero, que se lean las propuestas. Nuestro programa se hace con la ciudadanía, no en los despachos. Y siempre llevamos informes de viabilidad económica con cada propuesta y eso no lo hace nadie en este país.

- ¿El auge de Podemos es mérito del descontento social o de Pablo Iglesias?
- Yo creo que ninguna de las dos cosas. Se debe a la fuerza comunicativa. A una gran inteligencia en detectar qué es lo que mueve a la gente. Ahora es fundamentalmente el tema de la crisis brutal del sistema. La gente está mostrando su malestar y, por otro lado, propuestas inteligentes de cambio contando con la participación.

- ¿Percibís miedo, por vuestro efecto, de quien vosotros llamáis ‘la casta’?
- En Podemos es que decimos la verdad y la verdad asusta mucha. Hay una cosa que dice Juan Carlos Monedero y que a mí me gusta mucho: “Cuando la gente no tiene nada que perder es cuando el temor ya sí que es real”. Somos generaciones que después de años de una gran formación estamos en la precariedad más absoluta y tenemos muy pocas cosas que perder y mucho que ganar. La herencia que nos dejan nos lleva fuera de este país y es hora de actuar. Es normal que estén asustados.

- Habéis nacido, en cierta manera se podría decir, para demostrar que se puede hacer política de otra manera. Para dar una lección a los actuales políticos, acabar con la corrupción y replantear el sistema democrático. Sin embargo, también vosotros os habéis visto envueltos en algún caso como el de la beca de Íñigo Errejón o el de la productora de Pablo Iglesias…
- Pienso que están desesperados y vamos a ganar. Si lo más fuerte es que pueden decir sobre nosotros falsedades… Recuerdo que sobre la mesa tienen multitud de casos de corrupción y con la mitad del partido imputado y en prisión.

- ¿Por qué habría que apostar por Podemos en Salamanca?
- Nosotros somos ciudadanía. Nos conocen y venimos de trabajar en la calle defendiendo los derechos de los ciudadanos. Somos salmantinos, sabemos lo que la ciudad de Salamanca y somos ellos sin experiencia política pero de calle y sabemos lo que hay que hacer.

Comentarios
Lo más