Prorrogado un año con algunos cambios el programa de activación para el empleo

Prorrogado un año con algunos cambios el programa de activación para el empleo
Se introducen varias mejoras, entre ellas el acceso de todos aquellos que hayan agotado una prestación contributiva o un subsidio por desempleo, y la reducción a un mes del plazo de espera para solicitar la ayuda.
 

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto Ley por el que se prorroga, con efectos hasta el 15 de abril de 2018, el Programa de Activación para el Empleo además de incluir una serie de modificaciones para ampliar el acceso al mismo.

Esta prórroga ha sido objeto de diálogo y acuerdo con interlocutores sociales en el marco de la mesa de diálogo social del "Plan de Choque por el Empleo", que continuará sus trabajos para mejorar los sistemas de protección y activación de los desempleados.

Pese a que la economía española acumula tres años de crecimiento del PIB y a que en este periodo se han creado casi un millón y medio de empleos, 3.702.137 personas siguen inscritas como desempleados y buena parte de ellos, algo menos de la mitad, lo son de larga duración.

Por todo ello, Gobierno e interlocutores sociales coinciden en la necesidad de mantener los instrumentos existentes para la protección y activación de los desempleados de larga duración con cargas familiares y, en consecuencia, en la necesidad de prorrogar el programa durante un año.

Modificaciones

En primer lugar, se permite el acceso al mismo a todos aquellos que hayan agotado una prestación contributiva o un subsidio por desempleo, y no solo Renta Activa de Inserción (RAI), Programa de Recualificación Profesional de las personas que agoten su prestación por desempleo (PREPARA) o Programa Temporal de Protección o Inserción (PRODI).

También se permite que puedan incorporarse al programa las personas que, aunque no estuvieran inscritas como demandantes de desempleo a la entrada en vigor de esta segunda prórroga, sí lo estuvieran a fechas 1 de diciembre de 2014 o 1 de abril de 2016 y cumplan el resto de los requisitos.

Por otro lado, se reducen los plazos de espera para solicitarlo, de seis meses a un mes; se reduce el plazo de inscripción como demandante de empleo, de 360 a 270 días, dentro de los dieciocho meses anteriores a la solicitud de incorporación; y se facilita la acreditación de búsqueda activa de empleo a través de las agencias de colocación.

 

Comentarios
Lo más