Salmantino Vegapiel: Aldearrubia Bar El Teso

Salmantino Vegapiel: Aldearrubia Bar El Teso
El conjunto marcha segundo en la Segunda División del Salmantino Vegapiel

Nunca es fácil sacar un equipo adelante en un pueblo, ni siquiera aunque muchos de los jugadores sean de fuera. Para ello, hay que tener algo que atraiga a la gente y en Aldearrubia Bar El Teso lo tienen. En su caso, son una familia que está por encima de los propios resultados y el buen ambiente reina, no solo sobre el terreno de juego, sino también en el antes y en el después, cuando se juntan en el famoso tercer tiempo en su sede.

Con eso consiguen crear un equipo que, además, rinde deportivamente. Ya en la temporada pasada estuvieron a punto de lograr el ascenso a la Primera División del Salmantino Vegapiel y en esta parece complicado que se les escape. Y es que marchan segundos solo por detrás del conocido Bar Romerito, que está en la misma situación que ellos. Solo El Nueva, porque no estaba en la temporada pasada, les ha sorprendido pero su objetivo, ya a principio de temporada, era el ascenso.

Solo había que ver la plantilla, con pocas altas pero muy buenas. Crearon un equipo compensado que, incluso, lo han podido ver en este último mes en el que sufrieron una importante baja, la de su delantero Dani, pichici, que se marchó al Villaralbo en una oportunidad de jugar en Tercera que no podía dejar escapar.

Para suplirlo también acudió el equipo al mercado de invierno y reincorporaron a Antonio después de que, en pretemporada, se lesionara de gravedad. Con ello han conseguido sumar en sus últimos partidos a pesar de la baja para seguir segundos en la tabla. Y es que, al final, lo que importa en una Liga es la regularidad y no un determinado partido bueno o malo.

Aunque todavía no tienen conseguido ese ascenso, la marcha de la temporada, incluso, les permite aspirar a más y ya hablan de poder subir siendo primeros. Saben que no será fácil pero con ese trabajo diario y esa familia que forman todo es mucho más fácil. Han conseguido conformar un grupo en el que todos saben cuál es su rol y lo explotan al máximo para hacer del equipo casi invencible.

Esto, unido a que las pocas altas que ha habido durante la temporada han conseguido acoplarse a la perfección, también con la ayuda de los que estaban, que les han incorporado. Todos van a una, sin fisuras, y ese es el mayor secreto del vestuario. Una unión que no se resquebraja ni aunque alguna de las piezas se tambalee. La familia seguirá igual durante las muchas jornadas que restan para alcanzar el primer objetivo del ascenso y el segundo, si puede ser, del campeonato.

La plantilla está formada por Adrián y Alfonso (porteros); Ores, Pablo, Manu, Santi, Tibu, Toñín, Andrés, Cille, Ito y Enrique (defensas); Sergio, Chema, David, Kike, Antonio, Alberto, Pablo y Diego (centrocampistas); Pedro, Cristian, Giorgio, Aitor y Dani (delanteros); Raúl, Alberto y Javi (entrenadores); Juan (delegado); Franco (Merchandising); Alberto (Tesorero); Mati y Juan Antonio (vocales); Blas (relaciones públicas); José Carlos (vicepresidente); Valentín (presidente).

Comentarios
Lo más