Las plazas dejadas por los médicos jubilados forzosamente merman la asistencia...

Las plazas dejadas por los médicos jubilados forzosamente merman la asistencia...
Las jubilaciones forzosas de medio centenar de médicos mayores de 65 años en los hospitales de Salamanca están pasando factura sobre la atención a los pacientes en varios servicios. Las plazas no se han repuesto en las áreas donde se han quedado sin facultativos, y se desconoce si Sacyl las cubrirá, teniendo en cuenta que un decreto del Gobierno obliga sólo a sacar el diez por ciento de las plazas de trabajadores jubilados. Mientras tanto, crece el malestar por las anulaciones y retrasos en las citas.

Pediatría, Cirugía General y Traumatología son las áreas más afectadas por el nuevo decreto de la Junta de Castilla y León por el cual los médicos no pueden continuar su trabajo más allá de los 65 años. Una Orden de la Junta recoge la jubilación obligatoria para el personal de Sacyl, un decreto ley por el que se adoptan medidas urgentes en materia sanitaria para así cumplir con los compromisos asumidos en el Plan Económico-Financiero 2012-2014. Dicha norma contempla diversas medidas para facilitar la ordenación de la atención primaria y de la atención continuada, así como otras iniciativas en materia de recursos humanos, que suponen tanto una contención del gasto público como un sistema más flexible, eficiente y sostenible.
 
Además, la Consejería de Sanidad se enfrenta a un conflicto laboral, pues la mitad de los médicos jubilados forzosamente el pasado 1 de abril ha llevado a Sacyl a juicio. Así, reclaman su reincoporación al servicio al considerar que se encuentran en condiciones de continuar su labor profesional más allá de los 65 años, pero también se oponen a que se les elimine la mitad de la pensión en caso de mantener una consulta privada. En otras comunidades autónomas también se han producido estas reclamaciones y la Justicia está fallando a favor de los médicos, como ha ocurrido en Canarias.
 
Comentarios
Lo más