San Miguel de Robledo, Garcibuey, Cepeda y El Cerro se incorporan a la recogida micológica regulada

San Miguel de Robledo, Garcibuey, Cepeda y El Cerro se incorporan a la recogida micológica regulada

Las lluvias, las temperaturas a la baja y los sucesivos y breves 'veranillos' de las últimas semanas anticipan una buena temporada micológica. Así lo ven desde la Diputación de Salamanca y la Junta de Castilla y León que este jueves presentaba la nueva campaña de recogida regulada en los montes de utilidad pública.

Salamanca cuenta en total con 94 pertenecientes a 38 municipios (dos de ellos extremeños) de las sierras de Francia, Béjar, Quilamas y El Rebollar agrupados en torno a una única unidad de gestión. Abarcan en total una superficie total de 54.000 hectáreas.

Entre los municipios que este año se incorporan al sistema de gestión micológica destaca San Miguel de Robledo, que aporta 356 hectáreas,  junto a Garcibuey, Cepeda y El Cerro.

Permisos de 3 a 400 euros

Al igual que en años anteriores, los permisos se expiden en cerca de 60 establecimientos y a través de la web de Micocyl. Los precios oscilan entre los 3 y los 400 euros dependiendo de la modalidad elegida, que abarca desde licencias de dos días para recolectores locales hasta la recolección comercial de no empadronadas para toda una temporada, la que grava una tasa mayor. Hasta cinco kilos por día y persona se considera una recolección recreativa mientras que a partir de 5 y hasta 20 por jornada estaríamos hablando de recolección comercial. 

En el caso de las sanciones por infringir la normativa, la mínima es de 100 euros en el caso de la recolección sin permiso. Estás van paulatinamente a más en función de la irregularidad cometida.

Pese a que la anterior temporada resultó bastante floja debido a una climatología nada favorable, la cantidad recaudada por expedición de licencias superó los 19.000 euros. El reparto de ese dinero, sin embargo, no acaba de satisfacer ni a los municipios ni a la propia Diputación de Salamanca, que ya han expresado su desacuerdo con el Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León (Cesefor), la entidad encargada de gestionarlo, y que, incluso, ha propiciado la salida de varias localidades. La relación con Cesefor termina el próximo año y el futuro es todavía una incógnita, según reconoció el diputado provincial de Medio Ambiente, Manuel Rufino, quien también reveló que la aportación de La Salina para este año aumenta casi un 15 % al pasar de 35.000 a 40.000 euros. Los 5.000 euros del incremento se destinarán, explicó, a aumentar la vigilancia y mejorar la señalización de las zonas de recolección.

De cara al próximo año, los ministerios de Fomento, Agricultura y Sanidad pondrán en marcha un decreto, que en la actualidad se encuentra en el proceso final de tramitación, para regular la recogida, el transporte, la comercialización y hasta los requisitos sanitarios de la recolección de setas; “un control añadido al de los montes pues regulará no solo el quién y el cuánto sino también la entrega de las setas a quienes las comercializan de manera que se podrá controlar aún más la trazabilidad”.

Comentarios