Los acusados de estafa y falsificación de documentos en el matadero de Fuentes niegan o no recuerdan los hechos

Los acusados de estafa y falsificación de documentos en el matadero de Fuentes niegan o no recuerdan los hechos

 

La Audiencia Provincial de Salamanca acoge hoy la vista oral contra J.H.A. y A.H.H, responsable de Recursos Humanos y gerente del matadero de Fuentes de Béjar respectivamente por presuntos delitos de estafa y falsificación de documento privado. La petición inicial del Ministerio Fiscal es el sobreseimiento de la causa, aunque la acusación particular pide una pena para ambos procesados de 3 años de prisión y 9 meses de multa por el delito de estafa y un año de cárcel por el delito de falsificación de documento privado.

El responsable de Recursos Humanos y letrado de la empresa, J.H.A., negó en el juicio haber modificado las categorías y funciones de 7 trabajadores con motivo de la vista oral celebrada en el Juzgado de lo Social en febrero de 2013. Y es que el demantante ya denunció a la empresa anteriormente por despido improcedente al no llamarlo la empresa (su condición es de fijo-discontinuo) y dar trabajo antes a personas con menos antiguedad. El juicio se celebró en febrero de 2013, y precisamente la modificación de los contratos de dichos trabajadores se realizaron unos días antes de la vista oral. Sin embargo, el acusado J.H.A. motivó dichas modificaciones en el hecho de que la empresa tiene que cumplir con los requisitos necesarios para recibir subvenciones y certificados de calidad.

A preguntas de la acusación particular, J.H.A., manifestó que informó del cambio de categoría y de las funciones específicas a los trabajadores en el momento en el que firmaron los contratos, y que si se tardaron cuatro años en incluir dichas especificaciones -los contratos originarios eran de 2009- es porque unas veces se tarda más que otras. El acusado insistió en que los cambios en los contratos no suponen ninguna merma de salario para los empleados, ni tampoco en las funciones diarias que realizan. Además, añadió que ninguno de los trabajadores impugnó posteriormente las modificaciones de los contratos pese a que a algunos se les bajaba la categoría de de oficial de primera a oficial de segunda.

El presidente de la Sala recordó al responsable de Recursos Humanos haber manifestado también durante la vista oral que se modificaron los contratos "porque lo solicitó la otra parte para aportarlos al juicio". 

Por su parte, el gerente de la empresa, A.H.H., afirmó que su función es firmar todos los contratos, pero sin embargo no recuerda cuestiones específicas de los trabajadores, "Yo me ocupo de que funcione el matadero, pero no se nada de los trabajadores". A.H.H. reconoció haber llamado al demandante después de conocer la existencia de la primera denuncia para intentar solucionar las cosas, pero desistió al haberle realizado supuestamente una serie de exigencias el demandante como el pago de cierta cantidad "en dinero negro". El acusado, que afirmó cobrar 4.000 euros mensuales, no recordaba tampoco las declaraciones que realizó en el juicio del Juzgado de lo Social celebrado en febrero de 2013.

"Me han tirado a matar desde el principio"

El demandante, que declaró en calidad de testigo afirmó que no le unía ninguna relación de amistad con los acusados, que simplemente era un trabajador fijo-discontinuo, aunque sí que destacó que "me han tirado a matar desde el principio". Además, afirmó haber puesto una demanda en el Juzgado de lo Social al consultar con un abogado el hecho de que llevara mucho tiempo en el paro mientras otros compañeros que tenían menos antiguedad -pero las mismas funciones y categoría- estaban trabajando en el matadero.

Además, el demandante afirmó haberse quedado asombrado en la vista oral celebrada en febrero de 2013 cuando el gerente comenzó a especificar funciones específicas de cada trabajador en la sala de despiece, "me sonó todo a chino". Además, también fue allí cuando se enteró de la existencia de los contratos en los que figuraban las condiciones y categoría específica que después del jucio se enteró habían firmado los trabajadores "dos días antes del juicio". En este sentido, señaló que los trabajadores afectados se enteraron por él de la modificación de las condiciones, ya que según el demandante solo les habían dicho que firmaran el papel para una subvención.

En cuanto a la llamada del gerente, reconoció haber grabado la llamada que posteriormente presentó en Comisaría "porque no me fiaba de él". Además, negó haberle pedido ningún tipo de compensación económica a cambio de retirar la demanda. El demandante, que sigue siendo trabajador de la empresa porque no quiere perder su antiguedad, destacó que el hecho de que le llamen solo para trabajar 4 días en un mes tienen un negativo impacto económico ya que tiene que dejar otros empleos para seguir presentándose en la empresa.

 

Comentarios
Lo más