99 juntas vecinales de la provincia, al borde de su desaparición

99 juntas vecinales de la provincia, al borde de su desaparición

99 juntas vecinales de la provincia de León no han presentado sus cuentas a este lunes 29 de diciembre. Si el primer día del año no las han presentado iniciarán el camino de su supresión, tras la negativa del Gobierno a ampliar el plazo de rendición de cuentas que contemplaba la Reforma Local para este nivel de la Administración Pública.

Pese a las peticiones de partidos como PSOE o IU y diversas entidades que agrupan a los concejos si este 1 de enero una junta vecinal no ha presentado sus cuentas entrará en causa de disolución, una decisión que deberá ejecutar la Junta de Castilla y León -que es quien tiene las competencias- y sus bienes pasarán a formar parte del Ayuntamiento al que pertenezcan.

Los datos actualizados de este lunes, 29 de diciembre, del Consejo de Cuentas cifran en un 91,9% el cumplimiento de las juntas vecinales de la provincia de sus obligaciones legales. Así 100 quedarían suprimidas si no lo hacen en dos días. En realidad son 99 ya que figura una -Valdearcos- suprimida legalmente hace escasas fechas. Esto supondría que el número de juntas vecinales supervivientes en León se quedaría en unas 1130, aproximadamente.

La situación de las Juntas Vecinales ha saltado también a a los medios nacionales, reflejando Telecinco en un reportaje en sus informativos, la realidad de las entidades locales menores y sus singularidades que consideran no se contemplaron en la Reforma Local impulsada por el Gobierno del PP, que incialmente apostó por su supresión total aunque luego limitó sus competencias y existencia e incrementó sus obligaciones legales.

Desde la Federación de Concejos leonesa se ha pedido a las Juntas Vecinales que faltan que intenten rendir cuentas en estos dos días, aunque sea de forma defectuosa antes de no hacerlo puesto que eso haría su situación irreversible, en declaraciones del secretario de la misma, Carlos González-Antón, a Radio León. Esto podría suponer una salida jurídica posible mucho mejor que la no presentación de las cuentas, que conllevaría la supresión automática.

El reloj de las juntas vecinales tiene la cuenta atrás puesta y en días conoceremos su resultado final.

Comentarios
Lo más