... pero los que menos rendimiento inversor obtienen respecto a otras provincias

... pero los que menos rendimiento inversor obtienen respecto a otras provincias
La construcción del nuevo hospital de Salamanca lleva camino de convertirse en la obra de El Escorial, eterna y costosa. Desde hace años los problemas se suceden y los trabajos apenas avanzan, de ahí que año tras año se presupuesten partidas económicas, este año 8,4 millones y el anterior 5, pero las máquinas apenas avancen en los aledaños del Clínico. En cambio, los nuevos hospitales de Burgos y Valladolid, cuyas obras comenzaron después, ya están terminados.
 
Y no sólo no avanzan las obras del nuevo hospital y se ha suspendido la construcción de los centros de salud de Prosperidad, Zurguén y Calzada de Valdunciel por falta de presupuesto, mientras sí se mantienen los premios económicos para los gestores sanitarios, sino que además Salamanca recibe la ropa vieja que sobra en otros centros hospitalarios de Castilla y León. Así, los trabajadores del hospital Virgen de la Vega denuncian el deteriorado y vetusto material llegado desde el antiguo hospital de Burgos, que apenas dura unos lavados y llega en pésimas condiciones, amarillenta y harapienta para ser distribuida entre los pacientes, en los casos en que se puede, pues en otros la falta de material está generando importantes problemas.
 
Según denuncia el sindicato UGT, fundas de cama y sábanas vuelven amarillas y con manchas de la lavandería al segundo y tercer lavado, por lo que muchos trabajadores se niegan a ponerlas y son arrojadas a la basura. Y es que no sólo la ropa se queda vieja en quince días, con almohadas que se suben a planta ennegrecidas y con manchas, algo que achacan al servicio de lavandería, pues se trata del mismo material que otros hospitales y allí no está en esa situación. 
 
Ante toda esta situación, la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León estudia elaborar un nuevo Plan Director para impulsar la construcción del nuevo hospital, pues el actual ha quedado desfasado tanto en el tiempo como económicamente, poniendo en entredicho los plazos de la que sería la 'Ciudad de la Salud'. Así se informó durante el último consejo de salud de Salamanca, donde se puso de manifiesto el malestar de los colectivos que lo integran por la prioridad de la Junta para destinar dinero a otros hospitales de la región mientras el salmantino permanece olvidado. Prueba de ello, que la reparación de un aparato incendiado tardó más de una semana en llevarse a cabo.
Comentarios
Lo más