La escasez de lluvias convierte a este invierno (de momento) en uno de los más secos de la historia

La escasez de lluvias convierte a este invierno (de momento) en uno de los más secos de la historia
Desde mediados de diciembre apenas han caído diez litros por metro cuadrado, algo que se percibe claramente en el estado de charcas, arroyos y ríos de la provincia de Salamanca. Habría remontarse hasta el año 1993 para encontrar unos registros peores en el mismo periodo de tiempo, entonces apenas litro y medio por metro cuadrado de precipitaciones. En 1983 y 1984 también hubo menos de cinco litros de lluvia acumulada
 

Un temporal de lluvia y viento llega este viernes a la provincia de Salamanca para dejar precipitaciones de forma continuada hasta el domingo. Un maná necesario para los acuíferos, pues hasta ahora este invierno está entre los cinco menos lluviosos de la historia, al menos desde que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) registra datos.

Hasta el momento, apenas han caído diez milímetros de agua, o lo que es lo mismo, diez litros por metro cuadrado en poco más de cuarenta días (nada en diciembre, 6,8 en enero y 3,8 en febrero). Habría remontarse hasta el año 1993 para encontrar unos registros peores en el mismo periodo de tiempo, entonces apenas litro y medio por metro cuadrado de precipitaciones. En 1983 y 1984 también hubo menos de cinco litros de lluvia acumulada.

Esta situación contrasta, y de qué forma, con el año pasado, cuando enero fue el más lluvioso de la historia, al menos desde que se registran datos hace más de un siglo. Hasta entonces el récord lo ostentaba enero de 1970, cuando hubo 115,1 litros por metro cuadrado. Además, en el cómputo de todos los meses del año, fue el más lluvioso del nuevo siglo, superando los 111 litros que se llegaron a acumular en abril de 2011 y octubre de 2005. El récord histórico lo conserva octubre de 1993, con 156 litros por metro cuadrado.

Por eso, los habitantes del territorio rural charro miran al cielo esperando que la lluvia de primavera se adelante, para que charcas, arroyos y ríos recuperen el caudal de años anteriores. Por el momento no hay motivos para preocuparse. Por el momento...

Comentarios
Lo más