Un manjar de la tierra

Un manjar de la tierra
El público que visita Salamaq tiene las ideas claras y sabe, en la mayoría de los casos, lo que se va a encontrar. Lo demuestran las sucesivas degustaciones y catas con las que diferentes entidades y organismos obsequian a quienes se acercan a la Feria. La degustación de Morucha es un claro ejemplo.

Por segunda día consecutivo, cientos de visitantes de todas las edades formaron pacientemente una enorme cola para probar un plato de morucha guisada. Los miembros de la asociación y el Consejo Regulador no daban abasto para satisfacer el ansia de un público al que, tras recibir su ración, también se le entregaba un chupito de vino de Los Arribes en lo que parece ser un maridaje ideal. La cara de los comensales daba la razón a los organizadores. Todo queda en casa.

 
 
Comentarios
Lo más