Los celos en tiempos de Facebook

Los celos en tiempos de Facebook

Igual que existe una parte positiva en las redes sociales, también la hay negativa. Al menos así lo consideran estudios y expertos en la materia. De hecho, muchos de los divorcios existentes tiene su base en las nuevas tecnologías. Utilizarlas a modo de búsqueda de pruebas es parte de un proceso con muchos ángulos. Facebook, sin ir mucho más lejos, fue considerada como la causante de 98 millones de rupturas de parejas en todo el mundo en solo ocho años. 

La aplicación más utilizada, Whatsapp, también tiene una parte negativa amplia. El servicio de mensajería instantánea se utiliza más de lo debido para la solución de problemas o el tratamiento de temas serios, lo que, a la larga, puede suponer situaciones complicadas para la pareja. Según varios estudios, además, al hombre le cansaría recibir continuamente mensajes en su móvil, algo que les produce insatisfacción. 

Además, como todo, un uso excesivo de las redes sociales afecta de manera negativa a la autoestima, según aseguran varios psicólogos, y les resta tiempo para su pareja. Por otro lado, también resta la socialización por lo que no se sabe actuar correctamente ante los encuentros.  

Por supuesto, también son una importante fuente de celos y de un control desmedido de la pareja. Un estudio de Pew Research Center revela que un 25% de la pareja del encuestado dedica demasiado tiempo a su móvil que, además, asciende a un 42% en el caso de los más jóvenes. De hecho, un 8% de las parejas ha discutido por ello, un 18% en los menores de 30 años, y algo menos, un 4%, se ha cabreado por lo que publica y hace en las redes sociales. 

De hecho, para la psicóloga salmantina Rebeca Vidal, "las redes sociales permiten un mayor control sobre nuestra pareja y su manera de relacionarse con los demás, lo cual puede acabar despertando nuestros miedos e inseguridades”, características actuales de las relaciones junto con la desconfianza. María Jesús González, otra psicóloga clínica, afirma que las redes sociales afectan a las personas de manera individual y, por ende, a la pareja. “La gente se esconde detrás de smartphones. No saben relacionarse o comunicarse. Así es difícil tener una relación de pareja. Tienen unos efectos secundarios muy negativos”. 

Más allá de esto, Rebeca Vidal afirma que “ante los problemas cotidianos de la relación de pareja, las redes sociales de convierten en una especie de bálsamo donde evadirse y donde se nos recuerda que hay un montón de personas interesantes”. Esta situación, dice, ha hecho disminuir la tolerancia a los problemas que, en muchas ocasiones, parecen fáciles de solucionar cortando y empezando de cero.

Aplicación para el divorcio

No solo existen las redes sociales para ligar sino que también la hay para divorciarse. Buen Divorcio está disponible en Play Store y Apple Store y se trata de ayudar a las parejas en el proceso. Obviamente, no pueden romper la pareja a través de la aplicación y esta es solo una guía de actuación.

 

Comentarios