Denuncian el traslado desde la UCI hasta planta de un niño de cuatro años con una grave enfermedad por escasez de camas en el hospital

Denuncian el traslado desde la UCI hasta planta de un niño de cuatro años con una grave enfermedad por escasez de camas en el hospital

La escasez de camas en el hospital Clínico de Salamanca por las decisiones de la gerente, Cristina Granados, de recortar continuamente recursos en el complejo sanitario, vivieron este lunes un episodio tan rocambolesco como surrealista. Una madre denuncia el traslado desde la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) hasta planta de un niño de cuatro años con una grave enfermedad por la escasez de camas.

Como ya informara SALAMANCA24HORAS el pasado mes de octubre en un reportaje titulado ‘Gotas de vida para pequeños héroes’, al pequeño Miguel le diagnosticaron en agosto un Linfoma de Burkitt. Tenía metástasis en estadio tres. En el hígado, el bazo o el abdomen, y había tumores por todas partes. Además, sus pulmones tenían líquido y comenzaba a respirar mal. Pero gracias a los grandes profesionales con que cuenta el hospital, pudo ser estabilizado y comenzó a recibir tratamiento con quimioterapia.

Desde entonces Miguel ha sido ingresado varias veces en el hospital Clínico de Salamanca. Este lunes, debido a un aumento de los enfermos, a su madre le dijeron que debía dejar su cama a otro niño, siendo trasladado a planta con todas las máquinas que necesita. “Después de mucho luchar, los grandes profesionales de la UCI consiguieron estabilizarle. Tuvimos días horribles y días con muy pocas buenas noticias, pero el 23 le despertaron muy lentamente y el 24 le quitaron su respirador y pasó a tener una máscara para respirar. Todo parecía que mejoraría, a pesar de que su riñón fallaba, arrancaba al poco, pero debido a la gran cantidad de enfermos hoy 26 de diciembre me dijeron que mi hijo debía abandonar la UCI, debían dársela a un niño que se encontraba peor. Lo pasé fatal, pero no pude hacer nada, llevaron a mi hijo a planta”, explica Esther.

Explica que el síndrome de abstinencia a las drogas estaba aún muy avivado, “pero poder tener a mamá cerca de su cama en planta le hizo estar más relajado”. El problema está en todos los aparatos que precisa el pequeño, no preparados para estar en planta, sino en una unidad especial. “Mi hijo necesita tantas máquinas para ayudarle a respirar y aguantar que al enchufar todo en planta salta la luz. Las enfermeras de planta, que son unas benditas, hacen lo posible por atenderle cien por cien pero no dan abasto”, añade. 

De hecho, “Miguel necesita muchas atenciones, esta tarde empezó a empeorar. Su respiración es dificultosa, cada vez más, ha comenzado a hincharse su carita, y las frases que ayer decía seguidas sin problemas ya no salen. Mi hijo apenas dice una palabra sin ahogarse”, relata Esther con resignación.

Por eso reclama “más enfermeras ahora atendiendo a nuestros niños y más espacio. El próximo hospital puede que llegue, pero será más adelante, no ahora. Nos dicen que hay niños de UCI Que van a ser trasladados a Valladolid y Burgos y algunos a neonatos, pues todos los niños infectados de VRS son bebes. No queremos un parche, queremos una solución para nuestros hijos. No son ganado, son niños, hay plantas vacias y pueden pedir mas personal. Que se gasten el dinero que haga falta por salvarles".

Comentarios